El blitz del lunes

Quarterbacks: Sin Picheo no hay béisbol…

Así de sencillo, bien se dice que las defensivas ganan campeonatos, Denver dio catedra de eso en el SB50 cuando Peyton Manning estaba “fundido” y su defensiva hizo todo, pero hay otra realidad, no hay equipo que gane sin un buen mariscal de campo, yo me atrevo a apuntar que el jugador más importante de una defensiva: Es el Quarterback! así como suena, una defensiva efectiva debe entrar lo menos posible al campo, lo vimos en el SB pasado, la defensiva de Atlanta estaba aplastando a Pats y el dato que delata como se derritieron en la segunda mitad es que ellos en promedio atendieron 70 jugadas por partido y esa fatídica noche llegaron a 100 snaps cansándose y permitiendo a un golpeado Tom Brady recuperarse para la hombrada.

Viene la lucha entre la sangre nueva y los veteranos. Romo y Jay Cutler ya se salieron del ruedo, quedan activos varios con edades que hacen a sus equipos tener bancas de lujo, el campeón Brady, jugara con 40 años de edad, lo espera su “buitre”, Jimmy Garoppolo, fue buscado en el Draft que los mismos rookies.

Otros veteranos con anillos son Big Ben, Aaron Rodgers, Drew Brees y Eli Manning en búsqueda de diversos records y posibles “Hall of Famers”. Con mala suerte quedan Andy Dalton, Carson Palmer y Philip Rivers en sus últimos intentos de un SB.

Con buena y liderados por Russel Wilson están Matt Ryan, Sam Bradford, Matthew Stafford, Kirk Cousins, el lesionado Andrew Luck y más lejos Joe Flacco con un anillo y otros sin mucha esperanza, entre ellos, Alex Smith, Ryan Tannehill, Robert Griffin III y Ryan Fitzpatrick.

Las esperanzas jóvenes son: Derek Carr, Dak Prescott, Marcus Mariota, Jameis Winston, Carson Wentz y Cam Newton (si resucita de limbo) entre ellos seguro saldrán campeones, aparte está el misterio de los que aún no juegan suficiente como Jared Goff o Paxton Lynch.

Luchando por jugar: Tyrod Taylor, Trevor Siemian, Brock Osweiler, Colin Kaepernick, Blake Bortles y otros inconsistentes a quienes no veo jamás con un anillo, a menos que un milagro suceda, es decir: Que una defensiva los lleve a un campeonato.

Fuera de los dichos, en los hechos se demuestra que el americano es una máquina de perfección, grandes como Rodgers o Brees terminan con records ofensivos, pero con defensivas malas no han podido regresar al gran juego, igual hay teams cuyas defensivas merecían un SB como Kansas, pero con Alex Smith al frente no se puede aspirar al Lombardi, el estilo de juego moderno exige que el porcentaje de ataque sea mayormente aéreo, ahí viene agosto…  Los motores se afinan y los estrategas definirán quien es quien para 2017.

Y de ahí... A lo que sigue.

beto@eluno.mx
@herbertodlarosa