El blitz del lunes

Protestas durante el himno: ¿Derecho humano?

Empezó (gracias a Dios) la pretemporada, juegos de elucubración y experimentos, los resultados tienen poco valor, pero en las laterales hay historias como ver a Marshawn Lynch de Raiders y a Michael Bennett de Seattle quedarse sentados durante el himno de los EU, nuevo capítulo de la “moda” sembrada en 2016 por el QB de 49’s Colin Kaepernick.

En su momento, Kaepernick dijo que su causa es contra la discriminación racial en su país, lo siguió en 49’s Eric Reid, Jeremy Lane de Seattle y Brandon Marshall, de Denver, entre otros. La fórmula cambio y otros jugadores como Marcus Peter de Kansas así como Devin McCourty y Martellus Bennett de los Pats prefirieron levantar el puño. Luego todo el equipo de Seattle opto por entrelazar los brazos durante el himno. Con todos los medios encima, el tema hizo tendencia extendiéndose a jugadores de varios deportes e inclusive a nivel colegial.

Pero el quid del asunto es: ¿está esto mal? El manifestarse es un derecho constitucional, se entiende que para algunos la forma de hacerlo es una falta de respeto al himno, a la bandera y a la patria misma, si no somos tan serios, habría que denotar no hay algo que tangiblemente agravie o coarte los derechos ajenos, por ambigua que parezca la apreciación, creo que es más la alharaca que se hace en cuanto a criticar a estos jugadores con una forma inofensiva de protestar, pero ya que se les hace caso, lo que sí tendría caso es entender el origen, la realidad y la propuesta de su mensaje.

Entender que mueve a estos inconformes y que dejen en claro qué es lo que ven mal, por qué y cómo proponen remediarlo, así sí habría temas de fondo, porque de entrada, varios ni siquiera lo hacen por las mismas causas, por ejemplo, Mike Evans de Tampa lo hizo en protesta por la candidatura de Donald Trump que no es lo mismo que protestar por los derechos raciales.

El otro factor que se critica es que los jugadores se aprovechen de la gran exposición mediática a la que tienen acceso, siendo parte de esas ligas profesionales y esto se entiende como que se “agandallan” del tiempo aire y protagonismo que a las empresas privadas les cuesta millones de dólares obtener, y sí, efectivamente lo hacen, pero yo diría que es “parte del show” y de los derechos de haber llegado a pisar ese escenario. Es un tema complicado que dará más de hablar en la temporada, es difícil tomar partido, es difícil no criticar faltas de respeto a costumbres y protocolos que para algunos son sagrados, pero es necesidad humana denunciar y abogar por causas sociales, ante todo, mi respeto va primero en favor de los derechos de una sociedad con libertad de expresión.

Y de ahí... A lo que sigue.

beto@eluno.mx    

@herbertodlarosa