El blitz del lunes

Cam Newton, sin sanción y ¿critican las protestas?

Sí, los juegos  muy buenos, la liga reñida, en organización la NFL logra su cometido, el show vende, Pats apenas le gana a Tampa y reitera que hoy no hay supremacía total, las lesiones cambiando los momios, pero esto a la vista así es, todo parece en su lugar.

Pero la liga tiene un lado obscuro a pesar de su intento de lograr una imagen inmaculada en equipos y jugadores, no hay organización con más actividades altruistas, obliga a sus jugadores a contratos con reglas de comportamiento e imagen basadas en valores morales, incluso los entrena en seminarios para que entiendan que se vuelven ejemplos sociales ante millones de fans. Pero al fin, no controla todas las variables y cuando algo falla, sus criterios discrepan mucho.

El miércoles pasado el QB de Carolina, Cam Newton, se “saco él cobre”. Era entrevistado por Jourdan Rodrigue para el diario The Charlotte Observer, ella comenta sobre las trayectorias de un receptor y como respuesta el QB, con un claro sarcasmo, le contestó: “It’s funny to hear a female talk about routes” (Es chistoso escuchar a una mujer hablar de trayectorias). Comentario por demás misógino que desató una guerra de reacciones en su contra, pero sorprendentemente la liga se desmarco débilmente en un comunicado de dos renglones. Igual de pálida fue la reacción de Panteras por medio de su coach, quien apenas considero desafortunado el comentario, incluso, las marcas patrocinadoras de Newton se vieron poco indignadas, pero los medios hicieron ruido y ante la presión, de forma que se vio por demás forzada, Cam emitió un video hasta el jueves con una disculpa poco convincente. ¿Sanción? ¡NINGUNA! y como propina, mantiene sus contratos millonarios con las marcas que lo usan como IMAGEN. ¿Imagen? ¿Imagen de qué? En contraste a carreras impecables como las de P. Manning y B. Favre, aquí vemos que ni fama ni millones de dólares proveen educación ni valores a otros, la misoginia de Newton es la punta de un iceberg que oculta señas de homofobia, racismo y clasismo en la liga. Ahí está Ezequiel Elliott jugando aun con acusaciones de maltrato a mujeres, pero cuando son estrellas, la liga tiene la vista gorda y aplica una doble moral y sanciona con diferente criterio, en cambio en junio, los mismos Vaqueros, que protegen a Elliott, despidieron sin piedad al receptor Lucky Whitehead por un robo que claramente no cometió.   Me quedo con lo deportivo, pero no podemos ser fans a ciegas, tiene que haber conciencia que se mueven cosas fuera de lo “bonito” que ofrece la liga. Por algo hay jugadores de rodillas durante el himno y que se manifiestan en favor de los derechos humanos, los critican, pero ahí está Newton y ni hablar del “estilo” de Trump, hay muchas razones, para protestar esos temas… Sobran.

beto@eluno.mx    

@herbertodlarosa