El blitz del lunes

¿Qué será de “nuestro” mexicano Shayne Skov en 2016?

Y qué digo mexicano, es tapatío, el linebacker que aprendió a jugar americano en Guadalajara en la organización Carneros y de ahí llego a los 49’s graduándose con honores como uno de los mejores apoyadores de su generación con Stanford sigue en la batalla por la titularidad en la NFL. Ya metidos en el campamento de verano, el súper estrella NaVorroBowman deja en claro quién manda en la pradera tras la línea defensiva de los Ninners, la competencia de esa posición apunta primero a Michael Wilhoite o Gerald Hodges antes que a Skov, de ellos dos , Hodges cerró temporada relevando de una lesión de Wilhoite y lo hizo tan bien que podría haberle volado el puesto ¿dónde queda la esperanza de Shayne?

En la lista siguen Ray-Ray Armstrong, Nick Bellore y el novato WyntonMcManis, el primero de ellos, al igual que Skov, jugó mucho la temporada pasada en equipos especiales, ahí el dilema, Skov no ha logrado el tonelaje combinado con la velocidad que requiere la NFL para rebasar líneas ofensivas tan pesadas como las de hoy, se dice que el problema es que es muy “bloqueable” cuando lo que se espera de un linebacker es una locomotora que penetre, aplaste todo en su camino evitando la carrera y atrapando mariscales de campo. A Skov se le probó la pretemporada pasada sobre todo en jugadas de pase con pocos lineros ofensivos, es decir, cuando la velocidad es lo que cuenta, sin embargo, no tuvo fortuna de interceptar o hacer grandes jugadas, al contrario, cuando Bowman regresó de su lesión se llevó todo el protagonismo de la posición liderando la NFL con 116 tacleadas... y eso no va a cambiar pronto.

Skov hizo un semestre especial dedicado a su físico y a trabajar los puntos que le faltan para afianzarse y ser elegible en la posición, por mientras, aún hay una brecha grande y este verano, esperando que sea otra vez tomado en cuenta para la pretemporada definirán su destino y ver si puede colarse en la posición de apoyador interno. Su realidad han sido los equipos especiales en los cuales apareció el 76% de las veces que entraron al campo el año pasado, al menos ve acción pero definitivamente no es su meta. El ex estrella ganador de casi todo con Stanford quiere ser linebacker. Esperemos que se le cumpla.

Es importante recordar y reconocer la labor fuera del campo de Shayne, quien viene a México seguido (su padre vive en Guadalajara) y aparte hace labores altruistas, tiene una fundación ayudando chicos de escasos recursos y los apoya para integrarse a este deporte, en fin, es un tipazo que no le tiene miedo a una torta ahogada y mucho menos al esfuerzo que requiere triunfar la liga más espectacular del mundo ¡Suerte!

Y de ahí... A lo que sigue.

beto@eluno.mx

@herbertodlarosa