El blitz del lunes

Más chisme de pretemporada

Y ya vendrán los juegos, claro que hay noticia deportiva y buenas acciones, pero aprovecho este limbo para meter cuchara en temas de los que, en temporada, no querré ni saber.

Michael Sam: El primer gay declarado en la NFL, después de haber abandonado sin explicación al equipo que le dio cobijo como último recurso en Canadá, reapareció en el mismo, igual, sin mayores declaraciones y se pronostica su debut en dos semanas, por mientras los Alouettes de Montreal ya perdieron su primer juego del 2015, falta un reality sobre este muchacho.

Tom Brady: El 23 de junio se realizó una audiencia para la apelación sobre el castigo al QB de los Pats quienes dicen tener pruebas para demostrar la inocencia de Tom. Ya se menciona a una empresa encargada de surtir los balones como posible “chivo expiatorio”, después de más de 10 horas de reunión, es día que no nos dicen resoluciones, se filtró que Brady negó en declaración jurada haber tenido conocimiento del denominado Deflategate, hoy todo está en manos del comisionado y sigue la espera. Mi pregunta es ¿a poco no se dio cuenta? Y la puede contestar todo aquel que haya jugado desde infantiles. Aquí aplica lo de “tanto peca el que mata la vaca...”.

Más violencia fuera del campo: New Orleans presentó a la liga un video del 2013 donde aparentemente su LB Junior Galette golpea a una mujer en una riña campal en una playa, por otro lado, el martes el QB estrella de Florida State, De’Andre Johnson, fue suspendido acusado de golpear a una mujer en un bar, ¡el tipo es candidato al Heisman 2015!, y así seguimos con más acciones de corte penal y que denigran no solo el deporte, sino al varón en general, y luego estos jugadores, bien pagados y alabados salen tan barbajanes.

Detallar cada caso ya es morbo,  se entiende la cultura guerrera y ni se diga en el Americano o el Hockey, y claro que a veces la adrenalina domina la neurona, pero ¿cómo explicar esto de estar golpeando mujeres? ¡Caramba! Estos nenes de mínimo 100 kilos pueden matar a cualquiera de un golpe y más importante aún, ¿qué educación lograron si se presumen graduados de College y no respetan lo más sagrado? ¿Acaso es que se pierde el piso por la fama? Como sea, a las ligas les falta imponer terapia para que los jugadores dominen su bestia, o su prepotencia y sepan adaptarse a una sociedad aun siendo ídolos. Ellos son la imagen de cada equipo y la liga en sí, ¿Qué pasará por la mente de sus fans niños? Debe hacerse algo drástico, ¡y de ya!

Y de ahí... A lo que sigue.

 

Twitter: @herbertodlarosa    

Mail: beto@eluno.mx