El blitz del lunes

¿Y tras la bambalina, apa?

Fácil y cómodo, llega el día del juego deseado, normalmente dominguito, con el permiso de esposas que piensan que su esposo es alguien raro ¿por qué no ve como todo mundo el futbol soccer? el asunto es que, desde el sofá, restaurante o el barecito donde se juntan locos del mismo nivel,  se dice que los juegos se disfrutan mejor que en el estadio, en mi experiencia personal en creo que el estadio es insuperable como experiencia en ambiente y la impresión de los magníficos estadios, pero, a menos que estés en un palco con circuito cerrado, los ángulos, las repeticiones y mucha estadística son muy limitados, en cambio, ahorrando 600 dólares de avión,  hotel y algunos cientos más por el boleto, podemos ver hasta el más mínimo detalle de cada una de las jugadas, las estadísticas fluyen con precisión incluso brindando comparativos de situaciones históricamente equivalentes, incluso pasan repeticiones de juegos de cualquier década, tomas de los jugadores cuando eran colegiales, recorrido de imágenes del público que de por si es un espectáculo, solo pídanlo y desde el sofá está a nuestra disposición la mejor y más completa forma de cobertura de cualquier deporte a nivel mundial.

¿Qué hay detrás de todo eso? ante todo lo que lo hace posible es el recurso, el dinero, millonadas de dólares que no tienen traducción en pesos, inversiones que tanto la liga como los dueños de equipos efectúan sin rechistar en favor del deporte, todo en cambo con la avaricia y egoísmo que existe en otros deportes que reciben y no reinvierten, en este esfuerzo se logran estas súper producciones que disfrutamos juego a juego y por las cuales hay millones de fans casados con todo esto por ellos mismos hay mas millones de dólares entrando por medio de patrocinadores o anunciantes.

 Y de ahí… A lo que sigue