El blitz del lunes

Todd Christensen: QEPD

El 13 de Noviembre nos abandonó Todd Christensen, poderoso ala cerrada de los Raiders en su mejor época.

Como colegial, empezó en Brigham Young University (BYU),  donde inmediatamente se convirtió en un titular (1974–1977) jugaba como corredor y fue líder de su equipo como receptor, se graduó como trabajador social y de ahí comenzó su luminosa carrera profesional.

Hay varias ironías en su arranque como pro, fue segunda ronda para los Cowboys en 1978,  comenzó como corredor de poder con una excelente pretemporada, en el juego final de la misma se rompió un pie y no tuvo oportunidad de hacer una sola jugada en esa temporada en la que los Vaqueros llegaron al Súper Bowl XIII. Al siguiente año, el coach ofensivo le dijo que la chamba de full back estaba ocupada y le ofreció la de ala cerrada, él se negó y quedó fuera del equipo,  paso a los Gigantes de Nueva York donde sólo jugó un partido, quedando fuera de esa organización.

De alguna forma logró un contrato con los Raiders, donde en otra de sus volteretas se convirtió en integrante de los equipos especiales, o sea, nada que ver con su posición final, a pesar de su negativa inicial, aceptó intervenir como ala cerrada y desde 1982 dio inicio a una de las mejores carreras en esa posición ganado el campeonato, 5 tazones profesionales avalan su calidad.

En su carrera, Christensen recibió 461 para 5,872 yardas, 41 touchdowns, en ocho juegos de postemporada capturo 31 pases para 358 yardas y un touchdown. Fue dos veces líder de recepciones en toda la liga y sus 349 recepciones acumuladas entre 1983 y 1986 fue un record de la NFL.

Las lesiones lo mermaron en 1987 y lo obligaron a retirarse al siguiente año, Todd fue no sólo un gran jugador, para los Raiders fue, y para muchos fans aún lo es, un icono de esa era en la cual el equipo daba miedo y de hecho esa fue tal vez la mejor época en la historia del equipo. Su apariencia y carisma lo hacían uno de los jugadores más demandados y famosos fuera de los emparrillados, su fortaleza física también hicieron memorable su manera de aguantar golpeo y romper tacleadas para máximo avance.

Derivado de eso mismo, Todd fue contratado inmediatamente para participar como comentarista, labor en la cual destaco siendo codiciado y peleado por varias cadenas en su nueva carrera.

El 13 de este mes, pasó a la inmortalidad a causa de complicaciones en el hígado, en otra ironía,  los Raiders que van mal hace una década, ganaron este domingo, algo habrá de influencia en ello. Su ida no es nada que nos haga olvidarlo, el remodelo la posición de ala cerrada y dio cátedra de lo que es un guerrero del emparrillado, descanse en paz Todd Christensen.

Y de ahí… A lo que sigue