El blitz del lunes

Temporada loca, ¿cuál no lo es?

La pasión de un fanático puede derivar en idolatría por alguna jugada, juego, jornada o temporada de la NFL, por supuesto, este sentimiento puede ser mixto e incluir varias fechas sobre cualquiera de los temas, decimos que en esta campaña la mejor semana ha sido tal, o en la historia la mejor es cual, de jugadas se puede polemizar por la eternidad e igual aplica para los juegos en lo individual y por supuesto en el comparativo de lo que sucedió en las semanas regulares, playoffs y el medidor del Supertazón.

Rebasada la mitad de lo que se vive en este año de la NFL, ya se viven situaciones que hacen que esta temporada no sea la excepción, en muchas formas, primero porque los pronósticos se han vuelto locos, en conferencias como la nacional y por supuesto como primer ejemplo en popularidad la división Este de los míticos y ahora frustrados Vaqueros de Dallas, que fueron apaleados por los Santos de Nuevo Orleans después de que parecía que empezaban a hacer ritmo y tal vez a despegarse en la temporada, en contraste Las Águilas de Filadelfia ganan a domicilio a un equipo como Green Bay, que como siempre, es temerario, hay que considerar que Aaron Rodgers fue lesionado lo cual es en sí una lástima no solo para su equipo, sino para el deporte. Las bancas pocas veces logran recuperar un equipo que depende tanto del liderazgo.

En cambio, en la misma división Washington  pierde contra Minnesota cuando parecía que a Robert Griffin III le empezaba a iluminar el sol, con ganas de dar más lata.

Aquí el tema de los ajustes y las lecturas, cuando esas nada baratas nóminas de estrategas y me imagino que hasta brujos se ponen a trabajar sobre la derrota y replantean a vida entera del equipo hasta corregir y pulir los detalles que los hacen competitivos, así están los Acereros de  Pittsburgh, los Gigantes de Nueva York y si no me leo mal, hasta voy a tener que incluir a los infames Jaguares de Jacksonville que por fin lograron una victoria en la campaña. Que tal con los visitantes y en plan miserable como paso con San Francisco en un marcador que parece más de beisbol que de Americano, ¡Por favor! ¿10-9? ¿Qué es eso?

Pero hay que seguir viendo lo que parece tener coherencia como es Seattle (el cual insisto que no va a ser campeón) Y bueno, cierro preocupado por Payton Manning que, aunque ganó, recibió el golpe más serio de la temporada recordándome lo que escribí en la pretemporada donde lo puse como candidato para el Superbowl  (a él, no a Denver) siempre y cuando no lo lastimen.

Plagiando una célebre frase, ¡Dígale  que no a esta locura! Hermosa locura.

Y de ahí… A lo que sigue.