El blitz del lunes

Superbowl XLIX: justo en todo sentido

Final definida, veo reacciones en foros, chats y redes sociales, coinciden los que, como su equipo no va al divino viaje, atacan, desacreditan menosprecian la forma de llegar de los finalistas, mencionan jugadas clave, errores arbitrales, a tal o cual jugador incluyendo los lesionados, le echan la culpa a algo o alguien por no haber ganado el acceso al súper juego.  Son pocos, muy pocos, y yo me uno a ellos, los que le dan crédito a los ganadores, a los que, como sea, (suerte incluida en algunos casos) van a la final y así será con el campeón, siempre he dicho que no hay que escupir para arriba ni criticar el éxito,bien por los dos finalistas, y si hubiera duda, vean las estadísticas de la temporada, ya todo lo demás que hizo ruido, quedo en silencio.

Una reportera de la NFL decía dos horas antes del juego en Seattle, “Russell Wilson calentó divirtiéndose y haciendo bromas,  mientras Aaron Rodgers fue cubierto con sombrillas, solo lanzaba sin moverse muchoy salió muy serio” , yo chatee “Todo apunta a Seattle”, aunque ya decía la semana pasada que pronosticar es solo hacerse el interesante, ¿Quién hubiera apostado como se desarrollaría esa primera mitad?,todo era surreal, Rodgers parecía que jamás se lesiono, Wilson parecía más novato que el año pasado,llego al segundo cuarto SIN LANZAR UN PASE COMPLETO.Y aquí es donde los pronósticos se rompen, aunque la lógica se impuso, no debemos olvidar que en estas instancias ¡TODOS SON PROS Y TODOS SON HUMANOS! 

Rodgers flaqueó con una intercepción que fue la que devolvió a la vida a los Halcones que nohabían enfocado nada, Lynch comienza a correr y de ahí se sembró la semilla de la victoria.

Pero, ni fue el clima ni fue la lesión de Rodgers la que le echó a perder el juego a Packers, claro que la jugada clave fue la patada corta, pero amén lo que digan los expertos, en mi opinión el juego lo perdieron los coaches de Green Bay, dejaron de atacar, parecían jugar al reloj nada más que contra los actuales campeones, por supuesto el mérito real lo tienen los ajustes y el regreso motivacional de Seattle, (pónganle el valor a ser de casa que no los abandono) moraleja: esto se gana al final. Queda en el record que a la fecha Wilson jamás ha perdido un partido contra mariscales con anillo.

Pats en lo suyo, impresionante por tierra y unplaybook impresionante, Colts no sabía dónde pararse, un juego de experiencia dando clases, aunque el marcador engaña la expectativa para la final, el pronóstico es reservado, menos errores y la actuación  de la defensa de Seattle, ahí veo el juego. Yo voy Pats, pero Seattle parece la  nueva forma de jugar americano en conjunto, justa final... veremos... ¡¡VENGA EL SUPER BOWL!!

Y de aquí...A lo que sigue.

 

beto@eluno.com