El blitz del lunes

Sigue la resaca del Draft

Seguir con el tema Draft 2016 es el apetitivo de la nueva temporada, al menos en lo que a nuevos refuerzos se refiere y sigo con los casos no tan comentados del evento:

Los Bills firmaron al corredor de Kansas State, Glenn Gronkowski, quien había quedado fuera de las rondas y hasta después le entró la llamada de Buffalo, ¿Les suena el apellido? Es el cuarto miembro de la familia en llegar a la NFL, antes,  Dan (Detroit, Pats, Denver y Cafés) y Chris (Dallas) jugaron en la Liga, aunque no creo que nadie le gane al caso de los Manning en logros y dificultad por la posición tan estelar, los Gronkowski hacen historia por el volumen de arribos a la Liga y claro, Robes, el estelar con los Pats. Glenn es una incógnita, porque si bien los Bills necesitan un fullback, hubo algunos prospectos que presentaban mejores estadísticas, no sé si ya se había hablado y le ven algo que rebasa los números, aunque en el combine logró rebasar el promedio en pruebas atléticas, sus desempeño colegial no es impresionante. Ya lo veremos. La novela del evento fue el caso de Laremy Tunsil de Mississippi, quien fue reclutado por Miami, el show fue que el mismo día del evento se publicó en redes sociales una foto de el usando una máscara “bong” que se usa para consumir drogas. Tunsil se pronosticaba ser firmado en las primeras rondas, pero después de eso desapareció de los pizarrones de varios equipos y fue hasta la ronda 13 que los Delfines perdieron el orgullo haciéndose de un garbanzo de a libra, ya que Laremy tiene un gran futuro deportivo, pero en lo personal, aparte de este “detallito”, tiene antecedentes de manejos dudosos de dinero con coaches y un arresto por violencia doméstica. La gerencia de Miami dijo que ya sabía de todo eso y que fueron cosas del pasado. Piadosos.

Insisto que debe haber videntes en algunos equipos, porque en cuanto a números la tercera selección de Cleveland, el QB, Cody Kessler de los Troyanos, es altamente cuestionable. Un novato que no presenta credenciales para ser iniciador en la NFL, firmado en una ronda tan importante para un equipo que requiere urgentemente enjuagarse la boca del fracaso de Johnny Manziel. Por ahí se hablaba mejor de Brandon Allen de Arkansas, quien al menos en la apreciación de los Jaguares, sí valía la pena contratar, pero bueno, como todo Draft, todas son promesas de números anteriores, sueños por cumplir y realidades por hacer historia. Seguiré con estas contrataciones.

Y de ahí... A lo que sigue.

beto@eluno.mx 

@herbertodlarosa