El blitz del lunes

Seattle, nada más…

El marcador no permite comentarios, o se reconoce que Seattle empezó la temporada como favorito y cerró como tal, o me callo y dejo en puntos suspensivos el resto de los 2 mil y pico de caracteres que quedan en la columna.

Dije que si no golpeaban a Manning y si pasaba las 300 yardas Denver ganaría, la realidad es que no debí referirme tan parcialmente hacia lo que podía o no suceder con los Broncos,  por ello, humildemente me hinco y pido perdón ante mi parcialidad.

Los Halcones arrasaron, escuché un comentario de TV que transcribo: “Este juego es de golpeo y con golpeo se resolvió”  y sí, los Seahawks pegaron al grado que la honrosa estrategia que defiende y justifica este deporte quedó a un lado haciendo campeón a un equipo desde los 12 segundos de  juego… y de ahí “pa’l real”.

Así como en el beisbol se esperan grandes batazos y no se entiende lo que es un duelo de picheo, este marcador agüita a los soñadores de las grandes hazañas ofensivas, esto no tenía manera de pronosticarse, jamás se planean los errores, ni mucho menos los cambios de moral, nervios, errores de ejecución, y al contrario, ver como el fuego de quien va ganando se aviva con la certeza de que van derechito al trofeo.

Seattle no ganó con complicadas formulas y ecuaciones estratégicas, ganó, como dicen los paisanos en EUA, con muchos “cojones”, esos que rompen las jugadas, los que causan los errores, los que desconciertan, amilanan, y en este caso, aplastan las aspiraciones del rival antes de medio tiempo. Hombre por hombre, yarda por yarda, golpe por golpe, los Halcones también fueron lo que se esperaba y dieron cátedra de cómo ser quipo bien conformado. Es lo que se necesita para funcionar integralmente aun cuando alguno falle, Denver requirió de la “magia” Manning toda la temporada y no lo protegieron para que usara su varita mágica; en cambio, Russell Wilson no tenía esa presión, fue decoroso, cumplidor, vio a su equipo hacer lo propio y pues... ¡ganó!

Malcolm Smith es el Jugador Más Valioso del Superbowl XLVIII y es el primero en la historia con una intercepción para anotación, un balón suelto recuperado y sumó nueve tacleadas. Seattle logro el primer campeonato de su historia y como “casi” siempre… los apostadores tenían razón.

Malo fue la falta de competencia, de emoción, esa adrenalina sobre resultados ajenos que acumulamos para este juego aún cuando los equipos no sean nuestros favoritos

¿Qué define la fuerza positiva e impositiva de un grupo en la batalla contra otro? ¿Qué define las acciones que no son estadísticas ni previsibles? ¿Cómo entender esta maravilla de las variantes humanas?

Obligado comentar que en el espectáculo de medio tiempo no veo bien a dos artistas compartiendo, o, mejor dicho, partiéndose en dos como si no fueran suficientes para llenar el escenario. ¿Manning o Lynch?… no, no fueron ellos… ahora que lo pienso, ¡qué bonito es este quehacer humano! Ya viene la otra… la veo ya enfrente... Gracias.

Y de ahí… A lo que sigue…

beto@eluno.com