El blitz del lunes

“Scouting Combine”, ¿qué es?

Inició la primera etapa de la temporada 2014 de la NFL, muchos no sabemos cómo es que la liga se prepara para lucir cada año más competitiva. La semana anterior se llevó a cabo el  Scouting Combine, que parece no tener traducción directa pero es un  “campamento de exploración” de jugadores, donde ejecutivos, entrenadores y médicos de los 32 equipos realizan pruebas a los canteranos del colegial de frente al Draft.

Realizado en Indianápolis, el evento consta de pruebas médicas, psicológicas,  físicas, de habilidad y hasta antidoping con las que se va precalificando a cada jugador de acuerdo a su posición. Los equipos realizan entrevistas de 15 minutos con cada jugador y en lo físico hay pruebas que incluyen:

Bench press (barra para pecho 225 libras), salto vertical, salto de longitud, pruebas de diferentes yardajes (shuttles) y retos con conos (drills) para evaluar agilidad, velocidad y explosividad. Hay  ejercicios específicos por posición, por ejemplo, para mariscales se mide fuerza del brazo, movilidad en la bolsa de protección, mecánica de pase, etc.

Y como en todo esto de lo deportivo hay una prueba considerada “reina”, la carrera de 40 yardas, que es la distancia promedio que recorre el balón en una patada de despeje, el vuelo del mismo promedia los 4.5 segundos por lo que si un jugador corre la distancia en ese tiempo llegará al punto de caída del balón a veces antes que este a su receptor evitando la devolución del mismo. El récord en este menester lo tiene Chris Johnson, corredor de los Titanes con 4.24 en el 2007.

Muchos ven esta semana como una forma mediática de la NFL para seguir vendiendo fuera de temporada. Concediendo que efectivamente está bien aprovechado para mercadotecnia, no hay que dudar el reto que es real para los jugadores, sobre todo por el factor presión.

Por cuantitativos que sean los resultados de las pruebas, quedará en entredicho que sean tan conclusivas para el futuro de un jugador con casi 15 años de esfuerzo, un par de errores pueden hacer que un equipo vea para otro lado y evitar un reclutamiento en forma definitiva. A mí juicio, una semana es muy poco tiempo para juzgar pero ese tipo de presión es lo que hace el americano tan preciso y a la NFL a su mejor exponente.

Y de ahí… A lo que sigue. 

beto@eluno.com