El blitz del lunes

Peyton Manning: ¿Lógica o negocio?

El hecho de que a esta fecha no se sepa el destino de Peyton Manning tiene consecuencias. Pensemos en los Broncos y lo que este “limbo” les representa.  A Manning no se le puede “correr” del equipo, con el anillo eso no lo haría nadie y hay que considerar que es amigo del gerente del equipo, John Elway, quien debe tener agradecimiento hacia él porque (como haya sido) cumplió con el encargo del campeonato, por ello el equipo anunció “que no tiene prisa” y dejará que el QB tome su decisión en su propio tiempo.

Pero “time is money” y esta demora tiene en ascuas las negociaciones y el futuro del ahora agente libre y aún banca de Manning,  Brock Osweiler, quien demostró que merece la oportunidad. Más de un equipo debe estar puestísimo, ya que en lugar del albur de debutar y ver “si da el ancho” un novato, Osweiler está “caladito”.

Si Peyton se retira, no veo mejor opción para Denver que firmar (y bien) a Brock, y si Manning se queda, ¡también! En ese supuesto, Osweiler seguro optará por ser titular en otro equipo. Sin Brock, Denver quedaría a expensas de que le surja un milagro del Draft, ya que en el mercado actual no hay nadie, al menos disponible y menos a buen precio.

Contando con que este año Broncos no tendrá presión para ser campeones, puede darse el lujo de amoldar a alguien nuevo al equipo mientras “exprime” las últimas gotas de Manning al frente, tal vez tanto Peyton como el equipo puedan sacarle jugo a esta oportunidad. No cabe duda que El Sheriff significa taquilla y negocio.

Estaría la posibilidad que Manning se contratara con otro equipo, eso dejaría a Osweiler seguro en Denver y el equipo que firme a Peyton seguro lo haría bajo el esquema de garantizar taquilla y con un contrato super condicionado a productividad. Me pregunto: ¿Qué necesidad habría de jugar bajo esa presión?

Aunado a todo esto, a Manning se le están viniendo asuntos mediáticos con un par de escándalos, uno donde lo involucran con consumo de sustancias ilegales y en otro, peor, con una acusación de agresión sexual en sus años de colegial. Con estos alegatos en el ambiente, ni a él ni a la liga les conviene que esté activo, sean ciertos o no.

Y aún, si Manning quiere jugar, le faltaría pasar las pruebas físicas de liga, las preliminares del equipo son el próximo viernes y se rumora que por eso Peyton deberá dar la cara esta misma semana. Ojalá tome la mejor decisión para él mismo, la lógica parece apuntar hacia un solo lado, pero dicen que “con dinero baila el perro”. ¿Quién le diría “no” a unos cuantos millones de dólares por otra temporada?

Y de ahí... A lo que sigue.

 

beto@eluno.mx