El blitz del lunes

Mexicanos y casi mexicanos en la NFL (Parte 1)

Ahora que andaba yo con lo de Shane Skov y su próxima naturalización como mexicano, me puse a buscar cuántos mexicanos han jugado en la NFL y lo que he encontrado al momento no me da una línea recta. Hay quienes apuntan como mexicano a todo aquel que tiene algún antepasado con sangre de aquí, mientras otros solo cuentan a los que debutaron en juegos profesionales y aun así hay dudas sobre algunos.

Si hay algo más, por favor compártanlo en los comentarios de la columna. Empiezo con los que no son mexicanos, pero que cuando conviene los tratan como si lo fueran.

Tony Romo, QB de Cowboys; el abuelo, Ramiro Romo, es de Coahuila. Arian Foster, RB con Texas, su madre Bernardette era de sangre mexicana, nada más. Joe Kapp, QB, jugó y entrenó para varios equipos en los años pre NFL, hijo de madre México-estadounidense, se dice que sufrió bullying racial por su sangre mexicana. Tom Flores, coach de Oakland, muchos lo llamaron “el coach mexicano que ganó un Superbowl”, pues no, pero cerca, sus padres eran mexicanos. Algo que destaca de Tom es que sí fue el primer mariscal de origen hispano en ser titular en la NFL.

Jim Plunkett, QB, también de Oakland, y quien hizo campeón a Flores, era nieto de mexicanos, a él y a Tom les decían “el dueto chicano”. Anthony Muñoz, de Cincinnati, y tal vez el mejor tacle defensivo de la historia, sus abuelos eran de Chihuahua.

Jeff García, QB de Niners, uno de los tantos con raíces en Jalisco, sus abuelos son de San Juan de los Lagos.

Mark Sánchez, ahora de 49’s, es mexicano de tercera generación, pero da gusto que lo presuma y lo mencione a cada rato. Max Montoya, liniero ofensivo de Cincinnati, mexicano de segunda generación y actual miembro del Salón de la Fama.

Chon Fernando Gallegos, QB de Oakland en 1939, fue  hijo de mexicanos.

Roberto Garza, centro de Chicago, hijo de mexicanos, quien llegó a ser portada del videojuego Madden 2009.

Jack del Río, actual coach de Oakland, se dice (sin confirmar) que es mexicano de segunda generación. En los últimos dos SB vieron acción varios “casi paisanos”.

Max García, guardia de Denver, nació en Atlanta, hijo de padre acapulqueño.

Manny Ramírez, compañero de García en Denver, es hijo de ambos padres mexicanos. Ron Rivera, coach de Carolina, nació en California, de madre mexicana. Louis Vázquez, guardia de Denver, nacido en Texas, es de padres mexicanos. Por último, Ryan Kalil, centro de Carolina, su abuelo es mexicano/libanés.

Y de ahí... A lo que sigue.


beto@eluno.mx

@herbertodlarosa