El blitz del lunes

Juego aéreo: Espectáculo “in crescendo”

Así es, Joe Kapp de Vikingos fue el último QB que lanzo siete pases de anotación en un juego y fue en 1967. Pasaron 44 años para que Mr. Payton Manning lograra igualar la marca, y ahora en el mismo año y temporada, el QB de Philadelphia, Nick Foles, se unió a la élite, llegando a ese número de anotaciones por pase en la victoria de Águilas sobre Oakland por 49-20.

Mi tema es resaltar la oportunidad que brindan los esquemas de juego actuales en comparación de los de hace algunos años. En los 80, corredores como Tony Dorset o Walter Payton corrían con la carga de responsabilidad de la ofensiva, el juego terrestre dominaba y los pases eran un recurso casi sorpresivo, los mariscales lucían con 200 yardas por juego y dos pases de anotación eran presumibles.

Veamos el contraste, sólo midiendo esta misma estadística con la jornada actual: Tom Brady 432 yardas, 4 tds. Ben Roethlisberger 400 yardas, 4 tds. Drew Brees, aun con la derrota lanzo 2 tds. y casi 400 yardas.

Este récord empatado dos veces en la misma temporada después de medio siglo, es la prueba de que la estrategia aérea ha predominado y cambiado la dinámica de este juego, para el público que estaba acostumbrado a ofensivas con tres carreras por serie y algún esporádico pase que normalmente era forzado por situaciones de tercera y largo, situaciones que hacían el campo muy cerrado y limitado al juego entre línea de golpeo tratando de abrir huecos. Hoy, el campo está abierto, las trayectorias y las formaciones amenazan dondequiera, una formación escopeta era una extravagancia que solo los Vaqueros utilizaban como emergencia, ahora prácticamente todos los equipos utilizan esta y otras novedosas formaciones agresivas y predominantemente aéreas, el espectáculo mejora en toda su extensión, los profundos le piensan para penetrar, porque cualquier jugada puede tener un pase largo en la mente de los estrategas.

Me alegra el juego actual, los receptores son quienes brillan y los mariscales superaron la etapa de ser solo entrega balones y compiten por récords que antes eran un sueño.

Evolución es la palabra, los colegiales han entrado en esta frecuencia y eso garantiza futuras estrellas que ya nacieron bajo el esquema aéreo.

Celebro esto, celebro la emoción del juego, la apertura y la ofensiva dinámica, adiós Earl Campbell, Emmitt Smith, O.J Simpson como único recurso, ahora los corredores son receptores en trayectorias de trampa o espejo de escape, los yardajes por tierra son ampliamente superados por los de aire y las estadísticas son fría prueba de este cambio del sistema, del espectáculo y de la emoción de este ajedrez humano. Que así sea.

Y de ahí… a lo que sigue.