El blitz del lunes

Johnny ¿Who?

Y bueno, estos días tan extraños sin juegos tienen su propio sazón, aunque lamentablemente eso implique chismes y cosas que no son propiamente deportivas. No es mi tema favorito hacer eco a las novelas de vida personal que surgen en la NFL, pero cuando estas atañen a un jugador que tiene (o debería tener) eco en la historia del americano, pues le toca, ni modo.

La semana pasada trascendió que la policía de Dallas tiene abierta una investigación contra Johnny Football Manziel porque presuntamente agredió a su ex novia. Los detectives de esa dependencia investigan una demanda de violencia doméstica contra el quarterback de los Cleveland Browns. La ex novia de Manziel,  Colleen Crawford, presentó la querella y se dice que tiene una lista de testigos en su favor sobre el caso. Pero eso no es todo sobre este polémico jugador que llego con tanta expectativa a la NFL, Manziel también está bajo investigación por posible violación de la política de conducta personal de la NFL, además, la cadena WFAA-TV en Dallas informó que un juez de Texas firmó una orden contra Manziel que le impide contactar a Crowley durante dos años y el Condado de Tarrant ordenó a Manziel pagar 12 mil dólares en costos legales asociados con el caso. Crowley alega que Manziel la golpeo varias veces durante una discusión en el Hotel Zara en Dallas y argumenta que el siguió con ese trato al llegar a su casa, donde ella finalmente huyó a casa de un vecino y Manziel se marchó del lugar a pie. Todo esto así está asentado en el reporte policiaco.

Como reflejo, el agente de Manziel anunció que ya no trabaja más para él, con esto y otras actitudes previas del jugador se espera que los Browns corten Manziel oficialmente del equipo cualquier día a partir del 9 de marzo, que es cuando se da por iniciada la temporada de negociaciones entre equipos y jugadores.

Este es uno de los varios temas que andan en el ambiente delatando mala conducta de jugadores de la NFL, por un lado es increíble que estos muchachos, que vienen de una privilegiada, pero muy estricta fórmula de disciplina no tengan la capacidad de controlarse a sí mismos. Lo importante es que el porcentaje de “maloras” sigue siendo bajo en comparación con el de los jugadores que no solo se portan bien, sino que además participan en labores filantrópicas y de ayuda a necesitados. Y de ahí... A lo que sigue.

 

beto@eluno.com