El blitz del lunes

Herederos de la NFL: ¿Traen ventaja?

Ya en camino al kickoff 2014 y los campamentos de novatos a todo lo que dan. La frase “Welcome to the NFL” será repetida al oído por cada rival que noqueará a los noveles jugadores. Aparte de las estadísticas de los nuevos, son tema un par de herederos del oficio, Jerry Rice Jr y Jake Matthew. Veamos:

Ni explicar de quién es hijo el nuevo receptor de Ravens, esta semana el coach John Harbaugh declaró que Rice es un atleta de condiciones similares a las de su padre, atrevido comentario que solo tiene valor viniendo alguien como Harbaugh, imaginemos a este chico recibiendo clases particulares de un miembro del salón de la fama ¿tendrá algo que ver?

Por otro lado, Jake Matthew, tacle reclutado por Atlanta, es el nuevo fruto de un viejo y productivo árbol genealógico, hijo de Bruce Matthew, uno de los mejores linieros ofensivos de la historia, sus hermanos Kevin y  Mike juegan en Texas A&M  y la lista sigue: es primo de Clay III, linebacker de Green Bay y de Casey, también apoyador pero para Filadelfia, es sobrino de Clay, Jr. Súper estrella con Cleveland de los 70 a 90, este a su vez es hijo de  Clay Matthews Sr. Liniero de los 49’s en los 50, caramba, ¿alguno más por venir?, este es el clan más prolifero del Americano. ¿Serán producto de influencias o dedazos?

En el Americano de los EEUU, cada nivel se vuelve más exigente, especular “mano negra” es fácil escuchando estas historias, pero “harto” complicado comprobar que sea real, no se puede jugar ahí sin ser bueno, no pasa como aquí, que el hijo del dueño es un titular mediocre de su equipo, la NFL es mucho más grande que eso, el nivel universitario es el mejor emparrillado del mundo y la NFL es de otro planeta, los fans, la prensa y los mismos compañeros no perdonan errores, si alguien alinea, tengan por seguro que es porque se lo gano, y sí, a golpes, ¿pero cómo le hacen? Irónicamente voy a dar un ejemplo de nuestro soccer: Chicharito Hernández, nieto de dos grandes, de que es bueno, lo es, su éxito es reconocido y se define con tres palabras: genética, disciplina y compromiso, claro que habrá recomendaciones, pero si no sale bueno no llega ni a los 18 años con aspiraciones para profesional.

Estos herederos son de verdad, historias como la de los Manning, tal vez son la máxima expresión de éxito familiar en el deporte mundial. Estos neonatos vienen recargados y enseñados, eso si es ventaja, y justa, pero, aún así, quién sabe cómo reciban su bautizo, serán los “hijos de papi” hasta demostrar lo contrario.

Por mientras les dejo nombres de otros consanguíneos de la NFL: Bob y Brian Griese, Howie y Chris Long; Walter y Jarrett Payton, Don, Dave y Mike Shula, Don,  Matt y Tim Hasselbeck, Phil y Chris Simms entre otros.

Y de ahí...A lo que sigue.

 

beto@eluno.com