El blitz del lunes

¿Derechos Humanos?

NFL, ejemplo de organización mundial, no solo por lo deportivo, es su poder de disciplina y logro como empresa, es ejemplo de desarrollo humano y su sistema de inclusión basada en resultados y no en influencias ni corruptelas.

Aquí retomo un tema que surgió hace tres meses y que en su momento comenté: la integración de un jugador gay ha movido tapetes desde su revelación y el tema va para largo, como lo dice el gerente de los Rams, Les Snead, quien declaró: “Éramos conscientes que con la contratación estaríamos haciendo historia”.

Michael Sam, de 24 años, declaró su preferencia sexual antes del Draft, acción que le pudo haber costado no ser elegido, muchas reacciones fueron en contra de verlo debutar en la liga, la NFL aplicó sus controles y las declaraciones importantes tanto de dueños, directivos y, por supuesto, del mismo comisionado, fueron favorables a su persona, a esto se unieron opiniones de personalidades como  el mismo Barak Obama.

Y el tema paso de lo deportivo a lo social, ya no es solo un muchacho que se va a codear dentro de un vestidor con sus compañeros con su sabida condición de ser gay, la trama enreda a los compañeros con prejuicios que lo ven mal, o peor, los que de alguna manera se sentirán acosados simplemente porque Sam los voltee a ver. Habrá los que lo van a expresar de las formas más vistosas y quienes ni harán un gesto al respecto.  ¿Qué tanto cambiará la percepción y forma de integrarse de este joven a su equipo? ¿Qué tan diferente será el trato con respecto a los demás novatos?  ¿Qué tanta presión va a generar en los coaches sancionarlo, alinearlo o incluso despedirlo?

Sam es el tercer atleta que se declara homosexual en los últimos dos años en el deporte norteamericano,  Jason Collins, de los Brooklyn Nets de la NBA, y luego Robbie Rogers de Los Angeles Galaxy de la Major League Soccer (MLS) lo hicieron ya. Son tiempos de cambio y evolución, adaptarse siempre es un proceso, espero veamos a Michael superar  el bullying que ya existe sobre su tema, esperemos que su equipo, compañeros y la liga lo traten bien y no solo de dientes para afuera, es un deportista, tal vez ni nos deberíamos enterar qué come, o su preferencia sexual, o que películas le gustan. ¿Cuál es el derecho humano a la privacidad?, ¿debió o no declararse gay al público? De malo no tiene nada, pero vaya que llena de morbo a esta sociedad.

Corolario: Michael Sam beso a su pareja en una transmisión en vivo de ESPN, el polvorín explotó, hasta los reservados renegaron, sucedió en la intimidad de su hogar. Se habló, sobre todas las cosas, del mal ejemplo para los niños, qué difícil, yo tengo hijos chicos y les he explicado lo que a su edad creo deben entender sobre esos temas, inevitables, obligados y basados supuestamente en lo que llamamos derechos humanos, ¿lo serán?

Y de ahí... A lo que sigue.

 

beto@eluno.com