El blitz del lunes

Chuck Noll, sólo él

Si en las grandes historias deportivas destaca siempre el héroe anotador, el ofensivo, el goleador, el mariscal de campo, en sí, los que están dentro de los campos de batalla y como gladiadores se ensucian en su accionar, con igual referencia a las acciones bélicas los héroes que salvan vidas y liberan países, son soldados que merecen estatuas y libros de historia honrando sus aventuras.

Pero están los que piensan, los que idean, los que lideran y motivan a esos guerreros, el estratega, el autor intelectual, el que planea y dirige el orden de los factores del juego aun antes que el mismo inicie, estos personajes en forma de coaches, entrenadores, técnicos, y en guerra son generales, almirantes, coroneles y muchos estrategas que aunque parezcan de “escritorio” son al final de cuentas los que realmente amalgaman un equipo ganador, sin ellos es prácticamente imposible un ensamble productivo y mucho menos en niveles profesionales.

Y uno de estos que yo llamo genios, falleció este viernes 13, Chuck Noll nos dejó a los 82 años, ex entrenador de Pittsburgh los llevo a ganar la friolera de cuatro Superbowls, vale repetirlo, CUATRO campeonatos. Su logro es simple de remarcar en estadística, es el único entrenador en jefe en la historia de la NFL que logro ese número de anillos y por si fuera poco permaneció 23 temporadas con el equipo, se quedó fiel en la ciudad que lo vio triunfar y...Fallecer.

Noll estableció una marca de 209 triunfos, 156 derrotas y un empate mientras estuvo al frente de los Steelers de 1969 a 1991.  Nada coincidente con su grandeza es que fue pupilo de otro histórico: Don Shula, de quien fue asistente.

El gran coach  entró en el Salón de la Fama en 1993 menos de dos años después de retirarse, es decir, casi en directo. Fue seleccionado los Browns en 1953 y jugó para ellos hasta su retiro en 1959. Nótese como aún se acostumbraba debutar y retirarse en el mismo equipo.

Entrenó a  San Diego y Baltimore antes que a los Acereros y  se retiró después de la temporada de 1991.

Lástima y lastima, si bien su legado y victorias son inmortales, me pregunto si no hay ciertos seres humanos que por su altísimo nivel de aprovechamiento, dedicación y logros en la vida no merecerían algo así como “Un segundo periodo o reelección”  en fin... Chuck Noll, sólo él.

Y de ahí... a lo que sigue.

 

beto@eluno.com