El blitz del lunes

Caen favoritos y surgen esperanzas

Esta temporada es una muestra perfecta del grado de competitividad que hay en la NFL y que, excepto las Grande Ligas de beisbol, no existe en ninguna otra liga deportiva del mundo. Después de 11 semanas de juego, los resultados sorprenderían hasta al más experto, si no fuera porque sabemos que en este nivel existe esa capacidad de respuesta.

Los pronósticos que se hacen combinando: draft, contrataciones y juegos de pretemporada, van mutando e incluso los resultados de la primera mitad de la campaña engañan y esos favoritos hoy hacen agua. Destacan caídas como las de Green Bay, que han sufrido con la baja de juego de Aaron Rodgers y algunas lesiones que los han dejado lejos de lo que parecía un año de Super Bowl. Por las mismas causas, Denver se tambalea y no veo motivo lógico para imaginarlo campeón.

Al contrario, vemos equipos como Kansas City, Washington o Houston darle la vuelta a su récord y apuntar a serias probabilidades de playoffs. Se diluyen promesas o esperanzas del arranque como lo eran Seattle, Filadelfia, Pittsburgh e incluso Buffalo o Miami, equipos que se la han pasado con altibajos y que, al menos hoy, no ofrecen nada que huela serio.

Oakland, Tampa y Jets hacen bien lo suyo en un año cuyo objetivo es, al revés de como sucedía antes, adaptar un equipo y un sistema a la forma de juego de muchos jugadores nuevos. Sus mariscales son los que van tomando forma y más de uno va a dar lata seria el año que viene.

Están también las incógnitas con buenos resultados pero que históricamente han sido “carne de cañón” en playoffs: Cincinnati, Arizona y Minnesota, los tres con excelente ritmo y a los que no se les ve motivo para bajar de nivel. Con ellos la pregunta es eterna: ¿tienen la mentalidad para llegar al gran juego? Punto y aparte se cuece el tema de Carolina, ya no es hora de cuestionarse si el equipo es bueno, aquí aplica la pregunta de arriba sobre todo para Cam Newton, quien sin duda es el personaje de la temporada, destacando más por su fuerza de liderazgo y jugadas individuales que por ser un talento técnico o grandes estadísticas. Sus probabilidades son un hecho y podrían dar la campanada si este arranque no se les llena de humo la cabeza.

De tragedias como Dallas, 49’s y otras intentonas como las de Cleveland o Titanes ni hablar... Me quedan los Patriotas, lo más conocido,  lo más peligroso y con más experiencia en playoff, debería ser lo más pronosticable, pero siempre tienen ases bajo la manga. De antemano deben ser considerados el rival a vencer, no hay otro con ese nivel que evite el campeonato. Pero aún falta mucho y todo puede cambiar, diciembre es el mes de la consolidación, veremos.

Y de ahí... A lo que sigue.

 

beto@eluno.mx