El blitz del lunes

¡Aguas!: Seattle armado hasta los dientes

Finalmente se arreglaron los Seattle Seahawks y el quarterback Russell Wilson, las partes firmaron una extensión de contrato en la que el quarterback se va a embolsar 87,6 millones de dólares en cuatro años, según publicó Sports Illustrated. Un trato que faltaba para entender las posibilidades de este equipazo para la próxima temporada, con dos presentaciones seguidas en el Superbowl y uno ganado. Wilson es una pieza clave, decía yo la semana pasada que se me hacía injusto que no lo mencionen en las listas de los mejores mariscales en activo, ya que, aunque sus números no sean récords w(aún), el tipo entrega una precisión impecable y hoy tiene más experiencia en 3 años que varios QB’s que ni sueñan con una final en sus actuales equipos.

Recordemos que los Halcones Marinos son los líderes en victorias totales (incluida postemporada) desde que Wilson inició con ellos en el  2012. Si bien se reconoce que el éxito de Seahawks está basado en un equipo completo y no en individuos (aunque Marshawn Lynch se pinta solo), Wilson cumple impecablemente en una posición clave y casi no comete errores. Con esta firma Seattle pone a temblar a más de uno para la próxima temporada.

Para reforzar lo dicho veamos a las otras estrellas que ya están bajo contrato: Richard Sherman, el mismo Lynch, Michael Bennett, Cliff Avril, Earl Thomas, Kam Canciller, K.J. Wright y Doug Baldwin. Esta semana firmó el linebacker Bobby Wagner y debutó proveniente de Santos el ala cerrada Jimmy Graham, que aparte de ser un excelente receptor también es un bloqueador impecable, lo cual servirá en muchos aspectos tanto a Wilson como a Lynch en esa temible ofensiva.

Con esto el equipo se convierte en uno de los más caros de la liga y aún están por resolver los destinos del tackle Russell Okung, quien fuera de ser un grande, tiene muchos problemas de lesiones y eso lo pone en la cuerda floja, así también están el backer Bruce Irvin, el guardia J.R. Sweezy, el receptor Jermaine Kearse y el defensivo Brandon Mebane.

Habrá que ver qué decisiones se toman en cuanto a dinero, porque el tope salarial debe estar por cubrirse y el cambio de sueldo de Wilson, de novato al de estrella, golpea esa nómina y alguien tendrá que ser sacrificado. En mi opinión, los más importantes ya están adentro y este equipo ya debe estar en las apuestas como un favorito. Si la fórmula ganadora funciona, Seattle podría convertirse en la nueva franquicia dinastía de la NFL con al menos un lustro por delante para escribir grandes historias, veremos.

Y de ahí... A lo que sigue.

 

Mail: beto@eluno.com

Twitter: @herbertodlarosa