El blitz del lunes

¿Aficionado o fanático?

Me había tardado, por tratar de ser eso que es imposible, aún proponiéndoselo, imparcial, por no ser más claro y anteponerme a la inconformidad de ser un Vaquero cuando apenas he ido a Dallas a ver conciertos, y que al final, reconozco que el dolor actual por el equipo es más una actitud de “ardilla” que de un fan a ciegas.

¿A ciegas dije? Y es que... ¿hay que serlo?, o sea que ¿tenemos que ser felices con el equipo aunque pierda? Y es que si le preguntamos a muchas esposas y algunas novias sinceras dirán que estamos peor que mensos al tomar en serio un deporte y peor aún al hacerlo parte de nuestro estado anímico para bien o para mal.

Si bien ellas ven novelas y realitys, ¿porque somos nosotros los “atrapados”? ¿Qué diferencía hay de un simple aficionado a un fanático? Pregunta valida en cualquier orden de aplicación, sea culto, política, deporte e incluso actor favorito.

Creo que es la necesidad de afiliación, RELIGION viene del latín religare o re-legere que en ambos casos se interpreta como “Ligarse o Apegarse a...”, y así le hacemos, nos vinculamos con nuestros equipos así como a nuestras tierras, a nuestro barrio o escuela, a todo lo que viene de nuestro origen, sean colores, por herencias o adherencias, experiencias o correspondencias,  lo que sea, pero una vez “ligados” los hacemos parte nuestra idiosincrasia.

¿Somos seguidores al grado de modificar nuestra vida por ellos, sea el horario, la indumentaria, el color de auto e incluso los mismos amigos? ¿Somos de los que cuando el equipo va en buena racha nos volvemos brabucones y lucimos trofeos como si fueran propios?

¿El deporte es algo complementario o definitivo en nuestras vidas? Lo cuestionable no es el sentido de afiliación, es la forma de usarlo como influencia en nuestro vivir, hay ejemplos de quien sabe hasta que número calza el hijo de un jugador, pero el mismo no llega temprano a trabajar, o al revés, hay quien utiliza los éxitos de su equipo como inspiración para los propios.

¿Sera justo decir que una afición deportiva solo es sana cuando motiva y no cuando distrae? Ser aficionado es mantener una frecuencia e interés sobre una actividad humana sea practicada de forma personal o por ajenos, ser fanático es perder la cabeza por ella...  Yo... sólo quiero que cambien a Romo.

Y de ahí... A lo que sigue... 

 

beto@eluno.com