4ta a 1a

100 juegos del Rose Bowl

Como cada mañana del 1 de enero, después de la tradicional cena, las uvas, propósitos, los aficionados al football americano se despertarán con la emoción de ver una edición más del Tazón de las Rosas, pero este día será especial, pues se disputará el juego número cien del conocido como el papá de todos los tazones colegiales.

Aunque el Rose Bowl ya no decide el campeonato de la NCAA, es un tazón que todos los equipos quieren jugar, por ser precisamente el juego más tradicional y seguramente uno de los que más audiencia tiene en Estados Unidos y en México también.

Un día de fiesta es el que se vive en Pasadena, California, ciudad donde se lleva acabo el juego, que comienza con el aún más tradicional desfile de las rosas, que se celebra desde 1890 y que da pie al juego de americano.

Grandes jugadores han logrado consagrarse bajo los reflectores de este partido y los ha ayudado a llegar a la NFL, nombres de figuras como O. J. Simpson y Jack del Río ambos de USC, Mark Brunell de Washington, otros menos afortunados como Vince Young y Matt Leinart. Y otros activos como Mark Sánchez, Terrelle Pryor, Andy Dalton o Kiko Alonso sobresalen de una inmensa lista.

Además este año un jugador formado en tierras mexicanas tendrá participación en el tazón, Shayne Skov linebacker titular de la universidad de Stanford, quien a pesar de no ser mexicano, el equipo de Gamos de Guadalajara fue el que lo desarrolló como deportista.

Así que la mesa está puesta para que con el primer día del año todos aquellos aficionados, e incluso aquellos que no, disfruten de lo que seguramente será un excelente partido entre las universidades de Stanford y Michigan State, incluso con un “mexicano” poniendo en alto la calidad del deporte de las tackleadas en nuestro país.

hector.mora@milenio.com