Postdata

Del 4-2-4 al 4-3-3

El tiempo, y más que el tiempo, los resultados, le irán mostrando al colombiano Juan Carlos Osorio los jugadores de que puede disponer y que le dan para hacer de su sistema el hegemónico; por ahora, El Salvador lo único que ha revelado es que evidentemente al seleccionador le faltan juegos, y quizá hasta descalabros, para acabar de conocer el recurso humano.

Anoche no hubo, hasta el ingreso del Gallito Vázquez, un contención "puro", apenas dos medios, Guardado y Herrera que en 4-2-4 lineal la hicieron de escudos mixtos, el del Porto pasando a la punta ofensiva del pretendido rombo; por los lados, Corona y Vela. Ninguna maravilla la formación ni efectiva, no se puede saber, no ante El Salvador, que es el rival más débil que ha pisado el estadio Azteca desde hace años. Entre Andrés, Vela, Herrera y Tetatito Corona armaron, a ratos, un rombo abierto que también a ratos se volvió confuso y el sudamericano terminó el juego mejor con un 4-3-3 que con el que ganó estabilidad.