Postdata

La infalible fórmula

Sacar raja de los partidos como local y cerrarse de visitante, desmoralizar al rival limitando su ofensiva a los pelotazos y administrar la banca, estos aún son los ingredientes clave de la infalible fórmula que garantiza ir ganando terreno en la Liguilla.

Para que la combinación de esos elementos produzca el efecto deseado hace falta que los técnicos se olviden de las formas y se vayan al fondo, que privilegien el objetivo máximo, tal cual América (tal cual Tigres).

El de anoche, el de Ignacio Ambriz, fue un equipo comprometido con una filosofía más efectiva que efectista, no busca enamorar corazones y sí ejecutar su idea de ir reduciendo al oponente sin reclamar aplausos, que juega para sí y no para la tribuna.

Dominados los elementos expuestos, América suma a sus fortalezas Rubens Sambueza y Osvaldo Martínez, dos extraordinarios tiempistas.