Fue al balón

La sentencia de Alan Pulido

No podía acabar de otro modo. Cuando Alan Pulido la emprendió contra Tigres declarándose jugador libre, también debió meditar la posibilidad, así fuera remota, de que nadie más lo secundara, como no lo hizo Federación Mexicana de Futbol ni el Tribunal de Arbitraje Deportivo.

En diciembre la Comisión de Conciliación y Resolución de Controversias anunció un primer fallo a favor del equipo que preside el ingeniero Alejandro Rodríguez; no conforme (con lo legal de su lado), Alan acudió al TAS -a una instancia superior y suprema-, al tiempo que solicitó un pase internacional provisional a la FIFA. De ahí, ya instalado en Grecia, firmó con el Levadiakos, luego con el Olympiakos y ahora deberá reportarle cuentas claras a Tigres.

Finalmente ayer, y luego de año y medio, ese TAS comunicó a Tigres, así como a la Liga MX y al mismo Alan que éste perdió el pleito; Enrique Bonilla, el titular del futbol de la Primera División nos dijo en La Afición TV, incluidas Daniela Cohen, Jackie Félix, que Pulido tiene una alternativa más: acudir a los tribunales suizos. No debería hacerlo. No se ve cómo ganaría habiendo perdido ya dos veces.

Alan debería tomar el teléfono y marcarle al inge Rodríguez, acordar cómo destrabar esto y tomar la mejor decisión de vida, de otro modo su carrera se acabó.

Empecinado, y engañado por sus asesores legales, Pulido perdió tiempo y ahora también dinero, debe indemnizar económicamente a la Federación Mexicana de Futbol, que intervino a través de la citada Comisión de Conciliación, a Tigres por los días y meses que no se ha presentado en el club que a la fecha le sigue depositando un sueldo, y desde luego ver qué diablos con los clubes griegos que a lo bruto se metieron en un brete.

La tiene difícil Alan Pulido, que pena, porque esto no lo remedia solo con un "ustedes disculpen".

hector.gonzalez@milenio.com
twitter@hglezvillalba