Fue al balón

¿Cuántos seguidores más quiere perder Cruz Azul?

Puebla, Chivas, Pachuca y León no son los rivales que separan a Cruz Azul de un regreso a una Liguilla, sino la mediocridad con que el equipo que dirige Guillermo Álvarez se ha conducido, por lo menos, en los recientes tres años.

Excepto Puebla, con el que comparte la misma cosecha de puntos, tapatíos, tuzos y esmeraldas están mejor ubicados en la tabla y por lo tanto son mejores, individual y colectivamente, porque aunque el total de puntos sea mayor o menor, lo que el acomodo en el listado refleja de la constancia, lo que no ha distinguido el equipo de Tomás Boy.

Recuerdo que cuando La Máquina llegaba a Liguilla y de ahí a Finales, aunque las perdiera, el consuelo de la directiva era poner por delante los puntos acumulados, que a su vez permitían al equipo no tener problemas de cociente. Ahora ni eso.

Dentro de poco, quizá ya la institución de los 8 títulos de Liga, estancada desde 1997, tendrá que entrarle también a la batalla por la permanencia, y entonces sí los problemas cobrarán una dimensión que hasta hoy no se tenía en cuenta.

La larguísima racha cruzazulina de desatinos no solo ha costado perder Finales, también credibilidad, hoy son menos los aficionados que le profesan cariño a esos colores, y no son habladas; los números son públicos. En enero, en vías de la cuarta temporada sin calificar a la Liguilla, Cruz Azul había perdido el tercer puesto en las preferencias entre los aficionados del futbol, desplazado por Pumas, los auriazules estaban entonces a 3.5 puntos de distancia y un quinto torneo sin fiesta grande claramente abonará a que la tendencia a la baja del equipo de Tomás Boy se agudice.

Esos 3.5 puntos de distancia entre Pumas (en primer sitio América, luego Chivas) y Cruz Azul se traduce en miles de aficionados, los que Cruz Azul solo recuperará ganando algo, debería empezar por el amor propio.  

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba