Fue al balón

Lo que no sabe Infantino

El presidente de la FIFA no sabe que el cántico “¡Eh puto!” sigue tan encendido en las tribunas mexicanas como su sonrisa de presentador de eventos. A Gianni Infantino le bastaría con asistir a un juego de Liguilla y empaparse, sin intérpretes, del folclor mexicano, alejado claro de la homofobia, como justificó la Femexfut en su plan de acciones antidiscriminatorias presentado en marzo.

Hace 2 meses y 13 días Gianni pronunció un sonoro “vamos a restaurar la imagen de la FIFA”, cuando fue electo presidente, aplaudido por la multitud de funcionarios del futbol de la era de más desprestigio.

El abogado suizo-ítalo de 46 años, políglota, de sonrisa fácil y bromista, se reveló desde entonces también como el presidente viajero que es; ya fue a Rusia y Qatar, sedes de los Mundiales de 2018 y 2022, países en los que no rehuyó hablar, digamos, de los derechos humanos.

Hoy gracias a esos gestos sabemos que Infantino pretende ser un mandatario que esté con los suyos incondicionalmente y la claridad en su oratoria avisa por dónde seguirá caminando; con ese espíritu, se presentó en México el domingo en una reunión preparatoria del Congreso que iniciará el 12; ahí, contestó una pregunta sobre el cántico “¡Eh puto!” que ya distingue al futbol mexicano.

“… Sé que se hacen esfuerzos, campañas; estamos al lado para ayudar, sin esperar que pase algo para sancionar, la sanción nunca es una respuesta. Si hay gente que está ofendida tenemos que ver cómo se puede mejorar”.

Se entiende que Infantino dé esa clase de espaldarazos a la Femexfut, no solo porque es su anfitriona, sino también porque le aportó uno de los 115 votos que lo hicieron el hombre más poderoso del futbol, pero ni siquiera él –y mucho menos él- tendría que hablar así de un caso que si bien ya fue sancionado, aún es monitoreado, evaluado y que tiene molesto al sector más progresista de la FIFA el tono chabacano con que se justifica el insulto. 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba