Fue al balón

¿El regreso de La Volpe?

Dicho común en las finales del futbol mexicano: “la Liguilla es otro torneo”. Y es cierto en más de un sentido, no solo porque sí es una competencia aparte, muerta ya la fase regular, en la que apenas importa que termines de líder, pues hasta llega a pesar.

Es cierta aquella afirmación por razones tan discutibles como que el nuevo recorte lo empareja todo y se acentúan los momentos en que cada rival llega, ahí por lo general resulta campeón el que le agarra más rápido el modo a la última instancia. Lo demás no importa.

Ahí tenemos pues que en tal condición está Chiapas, que con Ricardo La Volpe pegó un brinco, de la Jornada 12 a la 17, del puesto 10 al 4; no digo que los Chaka Rodríguez, David Andrade, Luis Venegas, Félix Araujo, David Muñoz, Francisco Silva, Avilés Hurtado, Silvio Romero, etcétera, están para campeones, solo interpreto números, con el plus de que el sureño trae racha imbatible de local, es el equipo que mejor llega a la disputa por el campeonato, experimenta un notable progreso, presume dinámica, ofensiva robusta, veloz, variada y contundente, es también el momento del Bigotón, tras 9 años de traspiés

Sin embargo, hay otros clubes en la misma línea, menos espectaculares, pero igualmente atractivos, pero sobre todo estables, ahí pongo a Pumas, Toluca, Tigres y Puebla, que apenas se movieron, la UNAM ni eso, siempre en la cima.

León es una cosa de locos; calificó pese a su incapacidad para evitar goles; el cuadro de Juan Antonio Pizzi acabó penúltimo, recibió 31 (e hizo 32).

Finalmente, los que perdieron fuerza en el cierre: América y Veracruz. Navegando en el mar de las dudas, el plantel de Ignacio Ambriz perdió en el estadio Azteca más juegos de los que ganó; los Tiburones Rojos de Carlos Reynoso apenas y se metieron, de lágrima. Pero en lo dicho, se viene otro torneo.  

 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba