Fue al balón

La Final que todo México esperaba

No hay polémica donde se impone la justicia deportiva. Y por eso el futbol mexicano debiera festejar que Rayados del Monterrey y Tigres disputarán la Final de la Liga MX.

En las canchas de los estadios Universitario y BBVA Bancomer se encontrarán el jueves a las 20 horas y el domingo a las 18:00 los dos mejores equipos del Torneo Apertura 2017; como hace años, avanzaron primero los cuatro mejores en cuartos de final y después el líder y sublíder en semifinales. ¿Qué más se puede pedir?

Contrario a la inercia de otras Liguillas, esta vez no se impusieron ni la casualidad ni la suerte, sino simplemente la capacidad, por eso no resiste ninguna crítica el desenlace que el campeonato está por vivir.

Por ahí se discute que será una Final regional, ¿y qué? Siendo los mejores contendientes, los que mejor atacan y los que mejor defienden, qué más da si juegan con 10% de mexicanos en su once o si se trata de los dos clubes que más dinero invierten en fichajes, aunque claramente no solamente es una cuestión de dinero, también de proyecto, y el de ambos de resume en una palabra: continuidad.

Podrá no gustar el estilo de Ricardo Ferretti, ¡qué más da! Si ningún rival es capaz de descifrar el Tuca-Tuca (y todos para atrás), también es tiene su mérito; habla más bien de la incapacidad del resto de la Liga para acabar con una era que a la selección nacional no le aporta nada, pero al club sí, Finales y uno que otro campeonato.

¿Pero quién puede demeritar lo de Rayados? Antonio Mohamed cuenta con un plantel soberbio, goleador, espectacular y por eso hizo más puntos que nadie, hizo más goles que nadie y recibió menos que otros, que todos. Soberbio futbol que merece la coronación.

Vista desde esa óptima el jueves y domingo chocarán dos estilos y para la noche del 10 de diciembre el monarca deberá recibir todo el reconocimiento, así le duela a los damnificados de la Liga Mx. 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hgvillalba