Fue al balón

Los Pumas de los 6 puntos

En el mejor de los escenarios Pumas sumará 16 puntos al finalizar el Apertura; quisiera que fueran más, aunque no alcance para la Liguilla, pero nada es más difícil que el repunte de un equipo que es penúltimo a medio torneo y no se le con qué salir de ahí.

Las derrotas en la pretemporada abundaron -tres de cinco-, pero había coartada, se jugó con jóvenes y los experimentados ya llegarían, justos o tarde: Néstor, Formica, Guerrón y Marcelo. Lo pagó Paco Palencia, a quien no le hizo justicia un proyecto que por ambiguo carece de balance juventud-experiencia y de idea en la cancha.

Pero tampoco lucía Pumas a inicios del torneo como el mal equipo que hoy dicen los 6 puntos que suma tras 8 jornadas en las que 2 triunfos y 6 derrotas aniquilan una defensa; está entre los equipos con más goleados (11) y es de los que menos convierte (6), si no fuera por Nico Castillo y el Puebla sería el sotanero. Así de grande la crisis y así la resignación de Sergio Egea, quien explica problemas del 2017 con ejemplos del 2004. A Pumas le viene Chivas en Jalisco, donde hace tres décadas no gana, recibirá a León, que en el mano a mano es mejor, con Toluca un punto sería bueno, ante Cruz Azul no se ve cómo, frente al Necaxa en el Victoria cuesta arriba y con el líder que seguirá siendo Monterrey se pronostica un desastre; hasta aquí, con seis fechas más un número conservador de puntos conseguidos sería de 4.

Después, a cerrar tan bien como se pueda, al alcance Puebla y Santos para seis puntos y Querétaro será un volado. Para entonces el Presidente podrá celebrar los 57 puntos que Memo Vázquez y la pasada administración dejaron -Apertura 2015 (35) y Clausura 2016 (22)-, buenos números en el cociente que también dejan margen para que haya quien pueda seguir rompiendo juguetes en el arenero. 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba