Fue al balón

Caixinha, el amigo de Mourinho

En una no muy lejana entrevista que concedió al Glasgow Evening Times, Pedro Caixinha dijo: “Si me preguntas a qué mánager llamarías para hablar sobre futbol y entrenamiento, entonces es él”, hablaba el forcado lusitano de José Mourinho, el famoso técnico, un ganador, The Special One.

Caixinha fue anunciado ayer oficialmente por Cruz Azul como su nuevo entrenador, en sustitución del español Paco Jémez, y debemos esperar de él un intento de réplica sobre lo que es Mourinho, a quien emula siempre que puede en estilo personal y juego.

Como en Santos Laguna, al que le dio tres trofeos: Copa Mx, Liga Mx y Campeón de Campeones entre 2014 y 2015, en Cruz Azul definirá un estilo de juego según el material que encuentre, pero buscará el despliegue de un futbol vertical e intenso, pero sin miedo a perder la pelota, porque como Mou, no le interesa tenerla solo para engrosar la estadística de posesión.

Caixinha no es de los técnicos que pueda -ni le interesa-, definirse a partir de una forma de jugar, porque así como cada entrenamiento gusta de que sea diferente al del día anterior y al del día siguiente, así también veremos a un Cruz Azul “indefinido”, pero cierto en que la única meta es hacer goles, ganar, sin importar que se le etiquete de ofensivo, defensivo o equilibrado.

Pedro es también un metodólogo y lo mide todo, lleva un registro, como hizo en Torreón, de los jugadores más propensos a lesiones según rendimiento y desgaste, ve en la tecnología su aliado y el trabajo diario con la pelota la vía para interiorizar en el jugador sus propósitos. Las pretemporadas y la campaña son de jornada completa, mínimo ocho horas dedicadas al club y es el primero en llegar y el último en irse; trabaja. Caixinha no monitorea la práctica, participa de ella, de todas y su encarador estilo ante el rival le dejó en México rivalidades a las que pronto tendrá que hacer también frente. 

hector.gonzalez@milenio.com 
twitter@hgvillalba