Fue al balón

La urgente tarea de Jémez en Cruz Azul

El futbol es de momentos, de flashazos que quedan registrados en la memoria, principalmente, de los aficionados; me remito a aquel del sábado 29 de abril en el estadio Hidalgo, cuando de último minuto, y en el añadido, el portero Óscar Pérez se lanzó contra la portería de José de Jesús Corona para rematarle con la cabeza un tiro de esquina que metió al Pachuca en la lucha por uno de los dos sitios que están vacantes en la Liguilla y sacó a Cruz Azul de la contienda.

Esa es la imagen con la que todos nos quedaremos del equipo de Paco Jémez cuando del Torneo Clausura 2017 hablemos, lamentablemente para él y sus jugadores, afortunadamente para el guardameta de 44 años de edad.

Con toda franqueza ya no importa aquel lugar común que dicta ahora lo que importa es cerrar dignamente el torneo contra León, en el Nou Camp el sábado 6, para nada; a La Máquina le servirían 3 puntos o hasta 1 para la futura batalla por no descender, pero para sus seguidores el retorno a la cueva es amargo, doloroso y, sí, ya una costumbre. Sea como sea, a esta primera fallida aproximación de Jémez al futbol mexicano le tendrá que sacar el entrenador español el máximo provecho; imagino que sentado frente a un televisor revisa jugadas, analiza jugadores, replantea esquemas y toma apuntes; de éstos tendrá que concluir que necesita un goleador, mejores centrales y él aprender que se gana más hablando menos. Recuerdo puntualmente que en sus primeros días en México se envalentonó y dijo, palabras más o palabras menos, que no resentiría ni la tardía llegada de refuerzos ni su nulo conocimiento de nuestro futbol; le faltó humildad.

Después del sábado, Jémez tendrá una pretemporada larga, acorde a las necesidades de un equipo que requiere más trabajo y más tiempo junto; espero una buena lista de partidos amistosos, abundantes y exigentes. 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba