Fue al balón

Los árbitros se esconden

Mientras los árbitros de la Liga y el Ascenso Mx se dan vuelo en las redes sociales, como Facebook y Twitter, presumiendo sus selfies en los estadios en los que son designados para dirigir, el futbol mexicano se cae a pedazos gracias a sus continuos y cada vez más graves errores.

Para muestra un botón, el domingo nada más dos clubes se quejaron y con argumentos; Pumas observó que en el segundo gol de América fue Oribe Peralta quien cometió falta en contra de Gerardo Alcoba. Tampoco fue marcado un penal sobre Cecilio Domínguez. ¿Qué hubiera pasado de ser sancionadas esas jugadas? No lo sabemos. Pero tampoco se sabe ya si los árbitros acaban protagonizando esos episodios por incapacidad o por mala fe.

Pero la molestia más clara fue la del Puebla; a través de un comunicado reclama que les dejaron de marcar una pena máxima y luego les anularon un gol legítimo. Cierto.

Aquí lo que debe imperar es la proporcionalidad; es correcto, además, que los árbitros están en desventaja frente a la velocidad con que el futbol de hoy se juega, también es cierto que la tecnología es cosa urgente, pero más cierto es afirmar que así como han pedido justicia, la apliquen en ellos mismos, así se queda la Liga Mx sin silbantes para pitar en la próxima jornada, preferible eso que reseñar partidos que dan pie a otras conjeturas. Es una pena que no aparezcan los Roberto García, Francisco Chacón, José Luis Camargo y demás árbitros de primera línea que, sin nadie que les exija, hasta fuera de forma lucen; sin autoridad que los contenga, viven en la anarquía.

Si para detener la Liga Mx y boicotear la Jornada 10 fueron valientes, valientes tendrían que ser, líderes y base de la AMA para salir a reconocer que no están a la altura, carecen de la preparación óptima y bien ganadas tienen las críticas, ¿pero y las sanciones? 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba