Fue al balón

El perdón a Rayados: de la mentira a la ignorancia

La Resolución No. 3/2017 con la que la Comisión de Apelaciones revocó el dictamen del Expediente PI-037/05/17 de la Disciplinaria para anular el partido de veto en contra del Monterrey es una joya.

El sábado 13 de mayo vimos la saña con que algunos aficionados rayados golpeaban a tigres que habían acudido a los 4tos de final de vuelta en el estadio en Guadalupe.

El viernes 26 la CD multó al Monterrey con 2000 UMAS ($150,980) y aplicó el veto; el Club apeló el lunes 29 sabiendo cómo revertirlo. La CA citó a las 13 horas del lunes 5 de junio en Toluca a Duilio Davino, Tonatiuh Mejía y David Tames, presidente, vicepresidente y el encargado tecnológico del Club; los escucharon Jesús Martínez Diez, Gabriel Medina Asencio, Gustavo Mora Villegas, Juan Manuel Borbolla Pérez y Jorge Islas López, quien “acudió” vía telefónica). Sostuvieron que “existe una imprecisión en el informe” del comisario, “lo que ocasiona una percepción de mayor gravedad a como realmente acontecieron”; aquél reportó que la riña en la tribuna sur planta alta duró “aproximadamente 3 minutos”, el Club reviró que “fue de 1 minuto y 34 segundos” y que “era la tribuna norte planta alta”; que el conteo “de 35 o 40 agresores es incorrecto, pues fueron menos” y exhibieron videos; además, que el comisario “reporta un incidente que presumiblemente no presenció, por estar en el interior del estadio”. Minutos más, minutos menos, ¿quién mintió?

Monterrey pidió un dictamen “sin que la decisión final sea influenciada por las posturas mediáticas” y la CA trató el caso con ignorancia del sentido común y la ligereza de una multa de $303,360. Como colofón, una conclusión: “esta CA considera que el tiempo de reacción fue el adecuado”. No piensan igual quienes, como el presidente de Tigres, valoran que “en menos de 15 segundos te puedo quitar la vida”. Y con justa razón el enojo.

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba