Fue al balón

¿Cuándo hablará seriamente la Femexfut de "Trumpilandia"?

El centenar de partidos que la selección mexicana de futbol ha jugado en diferentes canchas de Estados Unidos en la última década y la veintena de juegos que los clubes mexicanos celebran en ese país, entre amistosos y oficiales, debería ser motivo suficiente para que la Federación Mexicana de Futbol aborde el fenómeno Donald Trump, pero lejos de la tibieza con que se ha hecho hasta ahora.

El secretario general de la Femexfut, Guillermo Cantú, dijo hace no poco a La Afición: “Tenemos muchos años haciendo partidos muy importantes en Estados Unidos, el futbol es un instrumento de unión, no solo con los connacionales, un gran ejemplo lo dieron los mismos jugadores de la selección de México y Estados Unidos en el partido pasado en Columbus, ellos por iniciativa han formado una barrera de unión, eso es muy bueno”.

Como suele ser el sello de la casa del futbol mexicano, abunda la retórica, dichos llenos de lugares comunes, sin sustancia ni trascendencia.

En algo sí tiene razón Cantú cuando reconoce la iniciativa que tuvieron los seleccionados en el juego de eliminatoria del viernes 11 de noviembre del año pasado (que México, además, ganó); ciertamente, la fotografía en que mexicanos y estadunidenses aparecen juntos no surgió de la mente de ningún directivo, cuando Trump tenía apenas tres días de haberse proclamado presidente electo.

¡Qué gusto leer a Javier Hernández, Rafael Márquez, Oribe Peralta, por citar a algunos mexicanos, Michael Bradley, Omar González, por recordar a algunos estadunidenses, al Borussia Dortmund, en el frente europeo, y a tantos otros que se activaron ante el “muro”, mientras acá la Femexfut exhibe su escaso interés social. 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba