Fue al balón

El estilo de Ambriz

La frivolidad de que suele valerse Ignacio Ambriz cuando de comprometerse con las expectativas que un equipo como América genera no debería molestar a nadie, ni siquiera ahora que su permanencia o cese como director técnico es tema de discusión.

Frases como “hoy no jugamos a nada”, “no mostramos lo que veníamos haciendo” o aquella de que “va la mitad del torneo y hay muchos partidos en puerta” simplemente describen al personaje; una más, también del sábado: “hay partidos de sobra para ratificar lo que venimos trabajando”.

Lo de Ignacio Ambriz no es un problema de falta de capacidades, sino de pleno entendimiento de dónde está parado y sus dichos delatan que luego de tres torneos no le cae el veinte, porque su par de semifinales llegaron hasta por inercia.

El 0-3 que Chivas le clavó en el Azteca fue un hecho insólito por al momento que uno y otro equipo viven, sorpresivo por la diferencia en la experiencia entre planteles y grave por el contexto histórico, el Clásico, al rival odiado, el Centenario…

Pero siga o no Ignacio Ambriz las interrogantes serán muchas: si se va, ¿quién, más allá de ambicionar la vitrina que es Coapa, puede asegurar que ganará la Liga? Si se queda, ¿Nacho cambiará algo en su estilo porque parece su discurso no conecta con los jugadores?

No está fácil. En todo caso, el resultado de la Jornada 7 nos dice que futbolísticamente Chivas puede ser tan malo (perdió por goleada 4-0 con Xolos) o tan bueno como el sábado, según sus jugadores quieran, pero estoy convencido de que no se le verá así de bien ante Toluca, Tigres, Morelia ni Cruz Azul, que vienen en el calendario, entre otros.

Tampoco América será un desastre en lo que le resta de la Liga; hay tiempo para la reflexión gracias a la Fecha FIFA y la revancha es pronta, contra Cruz Azul. Piénselo. 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba