Fue al balón

El culpable es el "Gullit", pero sobre todo Chivas

“El Gullit no está haciendo lo que tiene que hacer, eso está clarísimo”, dijo –entre muchas otras cosas- el dueño Jorge Vergara de Carlos Peña, quien por supuesto lo tiene decepcionado porque no ha sido en Chivas lo que fue en León.

Para fortuna y lucimiento de Peña el mediocampista tuvo como leonés a su lado a Luis Montes, Juan José Vázquez y hasta Elías Hernández, una variedad de futbol a la que solo le bastó el toque táctico para que se echará a andar la maquinaria, la clásica fórmula del éxito: técnica y trabajo.

Cuando Chivas pensó en Peña lo hizo a la manera de los desesperados, buscando milagros donde debe haber horas de labor, tiempo del que un equipo como el de Matías Almeyda no dispone.

Hace semanas aquí se afirmó que Chivas no tenía ni banca ni proyecto y que siendo así, ¡de dónde carajos pensaban, señores, hacer de un equipo sin equilibrio uno competitivo a tal grado de salvar los trastes sin romper la vajilla!

Ahí tienen pues, la vajilla enterita rota, pero no se preocupen, Dorados salvará al Rebaño Sagrado de la tragedia, no así de la vergüenza, pues por segundo año de descenso consecutivo un equipo más malo que Chivas se quemará en el infierno.

Sin embargo, en honor a la verdad, sí bien Gullit es el culpable de la crisis, lo es sobre todo Chivas, todo Chivas, que ha recibido 9 goles en 6 fechas; 3 tantos han sido en tiros libres y 3 luego de balones que perdieron o entregaron mal Orbelín Pineda (2) y Raúl López; los goles en tiros de castigo son por falta de trabajo y achacables al técnico, los demás son por falta de aplicación de dos jóvenes a los que a fuerza de notas quieren hacer figuras.

Me explico mejor: Chivas tiene remedio, pero no lo encontrará en este torneo, que ya se le fue, porque Carlos Salcedo piensa en Europa, Carlos Peña sigue llorando a León (como el día que se despidió) y porque falta técnico, pero mucho más, dueño. 

 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba