Fue al balón

¡Ey, Cruz Azul, estarías mejor con ya sabes quién!

Hasta ahora el Cruz Azul de Pedro Caixinha ha mostrado más carencias que virtudes; pasó de ser un equipo desastroso en las primeras partes -ocurrió con Tijuana, Chivas (al que pese a todo le ganó), León y Toluca-, a uno incapaz de sostener ritmo y futbol ante uno de los peores competidores de la Liga Mx el viernes 2.

Se suponía que con la llegada de Pedro se continuaba en Cruz Azul cierto rigor en la disciplina, dentro y fuera de la cancha, y que el lusitano sumaría cualidades a lo ya ganado en la efímera era de Paco Jémez, a quien se le reconoce que cumplió regresando al equipo a la Liguilla, así fuera entre tumbos partido a partido y peleándose con los medios en cada conferencia.

La realidad es que volteamos a la tabla y Cruz Azul raya en los seis puntos luego de cinco fechas; por aproximarse el tercio de torneo y no se le ve nada, nada; me dirán que ante los Zorros de Rubén Omar Romano se mejoró, y yo agregaría que se me hace poco a juzgar porque los goles te los hizo un defensa central.

¿Qué falta entonces en el equipo de Pedro? No todo es orden, también hace falta sacrificio y si algo le ha faltado a Cruz Azul históricamente desde que su racha sin títulos se hizo crónica, es precisamente sacrificio. No veo a los que cierran, a los que gritan, los que se encabronan por una pelota perdida, juegan como sentados en un teatro, pasivos y expectantes, resignados, como si todas las soluciones vinieran de no sé dónde.

En el torneo pasado el Cruz Azul de Jémez tenía 9 puntos -dos victorias y tres empates-; llegado el momento de la definición, calificó a las finales totalizando un punto más que el séptimo (León. 26), dos más que el octavo (Atlas. 25) y tres más que el octavo que quedó fuera (Necaxa. 24). En el futbol no hay fórmulas seguras para el éxito, pero hasta ahora, me queda claro que en La Noria estarían mejor con ya saben quién, y él también lo sabe. 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hgvillalba