Fue al balón

Defienden a Jémez, pero no a Corona

El seleccionador Juan Carlos Osorio ha ofrecido las suficientes evidencias como para que etiquetemos a Guillermo Ochoa como su portero favorito, sin importar su registro de goles negativo de con sus recientes clubes.

Sin embargo, bien podría considerar el colombiano que José de Jesús Corona acumula méritos para ser estelar ante Panamá el primero de septiembre o Costa Rica el día cinco en San José (o en ambos). ¿Se atreverá Osorio a dejarlo en la banca, pese a su soberbia actuación ante Monterrey el fin de semana?

Mientras que argumentos hay de sobra para hasta comprender por qué Osorio puede alinear un once sin laterales o sin contenciones naturales, no queda claro por qué pase lo que pase, no suelta a Ochoa.

En la discusión de por cuál portero decantarse, en el caso de Ochoa pesan las remetidas goleadas que recibió con el Granada, una calca de lo que ahora vive con el Standard Lieja, ¿será suficiente para dejarlo al menos esta vez? No, porque también es cierto que cada que Memo es requerido en la cabaña de la selección responde y con brillantes intervenciones.

Pero ni todo lo bueno que es Memo cuando se viste de verde, justifica que Corona siga siendo su segundo; en nivel están parejos, ambos con una técnica dominada, presencia y liderazgo en su estilo. Al cruzazulino se le llegó a atacar por su temperamento, lo que ha manejado de mejor manera en los últimos años, y aunque ese fuera un impedimento entonces simplemente que no sería llamado, pero también ha sido un constante en las convocatorias. Entonces, ¿cuál es el problema con Chuy? ¿Qué impide a Osorio hacerle justicia al mejor portero de la Liga Mx? No veo a la fanaticada cruzazulina defendiendo a uno de los suyos como sí lo hicieron con Paco Jémez, al que recién adoptaron como propio. 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba