Fue al balón

El árbitro nunca gana

Alguien que sabe mucho de futbol, aunque Jorge Vergara siga dando a entender lo contrario en su ausencia, y cada que puede, afirmó alguna vez –abreviando- que no la chinguen con los árbitros, porque aunque se equivocan lo hacen muchas menos veces que los 22 jugadores, por lo general vedettes (esto es mío), sobre el césped en 90 minutos. El señor que lo dijo es Johan Cruyff.

Partamos de un hecho innegable, le guste o no, esos futbolistas juegan a ganar y a engañar al árbitro; véalos, ponga atención a cualquier escena que incluya una presumible falta; el que menos le hace al cuento recibe un empujón contra el pecho y cae como La Bella Durmiente agarrándose el rostro como si se hubiera tratado de un codazo artero. Otros, qué le digo, son unos auténticos simuladores, ridículos, farsantes cuya finalidad es esa, engañar al de negro, joderle la semana, marcarlo con un error, por lo general, irreparable, como un penal o una expulsión.

¿Le sigo? Mejor no, sólo vea los partidos de la Copa MX esta noche y los de mañana y registre lo que le comento; en tanto, le decía, aunque apoyado en la tecnología de las diademas, el silbante se comunica con sus ayudantes de campo, el primer y segundo asistentes, además del cuarto nazareno, pero esencialmente todos, empezando por él, siguen dependiendo de la velocidad con que ojos y cabeza procesen una jugada en la que ni los jugadores saben muchas veces bien a bien qué sucedió.

No exculpo a Miguel Ángel Flores por el penal que marcó en contra de Leones Negros ante Querétaro el viernes, tampoco a Roberto García por quitarle a Darío Verón el que hubiera sido el gol del empate de Pumas contra Chivas, lo único que digo es que yo necesité ver dos veces esas jugadas para convencerme de que habían errado, y algún compañero necesitó de otra repetición para acabar de colgarles la etiqueta de rateros; no lo son, quizá sí tontos, pero por elegir una carrera en la que el árbitro nunca gana, y cuando sí, sólo son mentadas.  

 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hgvillalba