Fue al balón

El árbitro Guerrero, su asistente, la diadema y cómo hacerse bolas

Entre los árbitros Arturo Brizio (94' y 98'), Felipe Ramos Rizo (2002) y Armando Archundia (2006 y 2010) suman cinco Copas del Mundo y los tres, de uno u otro modo, coinciden en que Fernando Guerrero, el silbante del Clásico entre Chivas y América, no actuó con dolo, que en todo caso cometió errores propios de la chamba, aunque de todas formas de gravedad, porque incidieron en el resultado final.

Anoche la Comisión Disciplinaria, en su ya habitual y semanal análisis llamado "decisiones arbitrales", dictaminó que Fernando Guerrero se equivocó, al menos, al anular el gol de Isaac Brizuela (16'), porque si bien "no se puede tener la certeza absoluta de si es o no fuera de juego, basándonos en lo que se puede observar, se debió dar por bueno el gol".

Revelador que en el informe, además, se explique que "el asistente No.2 (Alejandro Ayala) no aprecia quién toca el balón y deja seguir la jugada sin levantar la bandera, toma el balón el No. 11 del equipo local (Brizuela) y anota un tanto, en ese momento el árbitro (Fernando Guerrero), a través del equipo de intercomunicación, le informa al árbitro asistente (Ayala) lo que apreció y éste (Ayala) le contesta que si el balón fue jugado por el atacante entonces es fuera de juego"; luego entonces Guerrero anula la jugada. O sea, Ayala decidió y Guerrero pitó.

Más confuso, imposible.

1. ¿Fue Guerrero él quien vio a Bravo cabecear? Si fue así, pues lo inventó, porque como dice el dictamen, ninguna imagen respalda el supuesto.

2. Si Ayala "no aprecia quién toca el balón", para qué diablos levanta la bandera tras el reclamo americanista, ¿para legitimar a su colega? Me queda claro, lo sé, lo he visto y leído, Fernando Guerrero es, si no el mejor, uno de los mejores y escasos buenos árbitros que le quedan al futbol mexicano, pero el señalamiento le costará un justificado reposo.

Se lo merece.

 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba