Fue al balón

Trampa es trampa, Mr. Brady

El deflategate arrojó para el súper afamado Tom Brady 4 mugres juegos de suspensión por violar la política de integridad de juego de la NFL y para su equipo, los campeones Patriotas de Nueva Inglaterra, una multa de un millón de dólares y la pérdida de la primera selección del Draft en 2016 y la cuarta del 2017. Una baratija.

“Hemos concluido que es más probable que Tom Brady estaba al menos al tanto de forma general sobre las actividades inapropiadas”, concluyó el informe de 243 páginas que no valen los 100 días de investigación frente al castigo.

Cuando el poder del dinero puede más que el sentido de la honestidad, todo importa, incluso no estigmatizar a quien ayer el New York Times definía como “el chico de oro del deporte estadunidense, y quizá la mayor estrella del futbol profesional”, el que sin embargo será recordado como el futbolista más reconocido y popular suspendido en la historia de la NFL.

El informe agrega que “la evidencia sugiere que el 18 de enero no fue la primera ni la única ocasión en que esto ocurrió, particularmente a la luz de la evidencia”, y se afirma que la práctica de desinflar balones precede al inicio de la temporada 2014.

En realidad no es importante que Brady se pierda los juegos contra Steelers, Bills, Jaguars y Cowboys, importa que nunca reconoció estar involucrado, que evadió una responsabilidad, o que tampoco empaña sus 4 títulos de SB ni sus 2 reconocimientos como MVP, pero sus fieles fanáticos deberían preguntarse si cuando Tom aseguró desconocer la intimidad de esta trampa, le creyeron, porque entonces también los engañó.

Curioso, pese a todo, que el egresado de la Universidad de Michigan regrese al campo el 18 de octubre, entonces se enfrentará a Indianápolis, partido que dio pie al caso de los balones desinflados en playoffs, en la Final de la Conferencia Americana.

Y para rematar el día, el silencio de Brady, como deberían mantenerse quienes obcecadamente justifican la trampa, la que sea y dónde sea, en aras -qué sé yo- de fama.  

 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba