Fue al balón

Ochoa y Aquino, en el espejo de Guardado

Minuto 72. Andrés Guardado sale del campo entre aplausos; su equipo, el PSV Eindhoven, vence por 3-0 al sotanero Dordrecht en duelo de la jornada 24 de la Eridivisie, donde el ex atlista ha hecho del Philips Stadion su casa y de los fanáticos granjeros sus asiduos espectadores.

Sustituido por Jorrit Hendrix al llamado Principito le quedaba ocupar un sitio en el banquillo y disfrutar con una sonrisa uno de los más dulces momentos que puede otorgar el futbol, todo lo que no tuvo en el Bayer Leverkusen, en la Bundesliga.

Con sus 18 duelos disputados y 1,459 minutos Andrés presume números de envidia, no cualquiera, menos en Europa, donde sea como sea, cuesta jugar; el del Valencia –club al que pertenece su carta- debe meditar qué hará con él y un sitio debería hallarle Nuno Santos; en tanto su futbol seduce al Ajax, hoy 14 puntos por debajo del club que el mexicano lidera con carácter en la cima desde la función de contención.

Lejos de esa dicha están las historias de otros mexicanos en Europa; ahí tiene a Guillermo Ochoa, opacado por Carlos Kameni, a quien tener la voluntad de rebajarse el sueldo le abrió las puertas de la titularidad en el Málaga y de ahí su solvente actuación le ha impedido a Memo contar con minutos en la Liga, todo esto afianzado por el 0-1 sobre al Barcelona el fin de semana en el Camp Nou.

Un tanto así de mal está el caso de Javier Aquino, quien inició la temporada con minutos y en las últimas dos semanas está borrado; peor aún, en claro tono de mofa tuiteaba una foto paseando en San Sebastián, donde visitó a Carlos Vela, mientras su equipo perdía en San Mamés ante el Athletic por 1-0. La fanaticada del Rayo Vallecano lo cuestionó en redes sociales más de lo que seguramente lo hará el entrenador Paco Jémez, a quien le basta con seguir manteniéndolo al margen.    

 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hgvillalba