Fue al balón

Michel Platini a las puertas del infierno

Michel Platini sabrá el viernes si tiene futuro, o no, en el mundo del futbol desde la trinchera de directivo; sabrá, sobre todo, si aún puede hacerse de un sitio entre quienes el Comité Electoral ha decidido se disputarán la presidencia que deja vacante Joseph Blatter, en el más oscuro de los episodios de la FIFA.

Los abogados de la FIFA y los del ganador de la Recopa de Europa, Supercopa de Europa, Copa de Europa y Copa Intercontinental entre 1984 y 1985 se van a carear hoy en una audiencia y el viernes el TAS dirá si suspende la sanción de 90 días impuesta al francés por no explicar de forma convincente 1.8 mde que le pagó Blatter entre 1999 y 2002.

“La decisión sobre dicha solicitud de suspensión es probable que se publicará el viernes 11 de diciembre de 2015 a más tardar”; y así será.

Mientras eso sucede, por el mundo viajan los candidatos oficialmente admitidos en la contienda, hacen llamadas, forman alianzas y promueven acuerdos; Ali Al Hussei (Jordania), Salman Bin Ebrahim al Khalifa (Bahréin), Jérôme Champagne (Francia), Gianni Infantino (Suiza) y Tokyo Sexwalle (Sudáfrica) han tomado distancia de Platini, que no se rinde, pero tampoco inspira ya confianza.

Se erigiría como el gran salvador de la FIFA, quien conduciría al maltrecho organismo en las horas más difíciles, mientras su sucesor Blatter se iba perdiendo en la historia y el tiempo, en silencio, sin perturbaciones.

Sin embargo, la sucesión ha sido tormentosa; Platini, muy probablemente, no será candidato, mucho menos presidente, y Blatter ya no podrá salvar el buen nombre, así no pise jamás la cárcel por los actos de corrupción denunciados por la justicia suiza y estadunidense, y que en cambio sí tienen a medio centenar de funcionarios de diversos rangos y fortunas afrontando procesos legales de los que dificilmente saldrán librados o con sus cuentas bancarias intactas.

 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba