Fue al balón

México, Argentina y Colombia

No veo aún, y por ningún lado, la Copa América Centenario espectacular que prometía ser, eso sí, la asistencia de los aficionados ha sido, hasta ahora, lo que registra la nota alta; luego de 8 partidos, la primera jornada nos arroja la pírrica cantidad de 14 anotaciones, gol y medio por partido.

Pero las noticias pueden ir mejorando conforme se queden en el camino las selecciones relleno, los simples asistentes, cuya única aspiración es dejar constancia de que cumplieron con los tres juegos de rigor en fase de grupos y listo, a casa, que no hay nada más qué hacer en un torneo, que aunque frío aún, les resultará agobiante.

Es la categoría a la que pertenecen selecciones como Haití, Perú, Bolivia, quizá alguna otra de la que se espera mucho y decepcione, por el contexto, el momento futbolístico de sus jugadores importantes o la deficiente dirección técnica, pero cuyo estatus históricamente no merecería ni le corresponde. Ya se verá.

Luego están los equipos competidores, los que más allá de las ganas que puedan poner en la cancha, exhiben sus fortalezas técnicas y de vez en cuando, motivados por qué se yo cuál soplo divino llegan a sorprender y hasta se meten entre los mejores, los que toda la vida lideran los favoritismos y las apuestas serias.

El de los competidores es el rubro más nutrido, ahí están las más de las selecciones, las que no quieren ser relleno, pero tampoco alcanzan nivel de protagonistas todo el tiempo; están ahí, entre los tibios, los que no son malos todo el tiempo, pero tampoco excelsos.

Competidores, en esta Copa América, son: Brasil -sin su encanto de hace años-, Costa Rica, Paraguay, Estados Unidos, Ecuador, Jamaica, Venezuela, Uruguay, Panamá y Chile.

Mientras que, por lo exhibido en su debut, Colombia, México y Argentina tendrían que marcar la pauta de un torneo que sirve para medir dónde está cada región futbolística.  

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba