Fue al balón

García, Chacón o Delgadillo para el Cruz Azul-UdeG y Santos-Puebla

No hay mucho de dónde elegir, pero de lo que hay es suficiente para garantizar un buen par de arbitrajes en los partidos que deciden el descenso: Cruz Azul-UdeG y Santos-Puebla, ambos con inicio programado a las 20:30 del sábado 9 de mayo.

La rabieta que ha hecho la directiva de Leones Negros, en voz de su vicepresidente, Alberto Castellanos, es justificada y merecería la mayor de las atenciones por parte de quienes rigen el arbitraje, Edgardo Codesal y Rafael Mancilla, personajes que se asegura trabajan en la más plena armonía, aunque en cada jornada se notó la ausencia de coordinación, los criterios con que se marcaron faltas y cobraron penas no deja lugar a dudas de que no existió en toda la fase regular del Torneo Clausura 2015 una sola cabeza pensante, sino dos en discordia. Pero en fin, esto se acaba y más valdrá que intenten salir librados sin más errores qué lamentar.

Por ahí de las 22:30 habrá lágrimas en el Estadio Azul o en el Estadio Corona del Territorio Santos Laguna, y no solo ahí; lo que se perderá no será nada más una franquicia de Primera División, familias completas perderán también la buena remuneración que no será más cuando el árbitro termine con el juego; entonces un plantel será en automático nuevo inquilino de la Liga de Ascenso con todos los males y desgracias que ello acarrea, entre otros en las percepciones económicas. Es una desgracia para quien lo vive.

Como sea, a la Comisión Disciplinaria le toca designar a los árbitros, en quienes recae la responsabilidad de errar; de los 10 preseleccionados para trabajar hacia la Liguilla nueve son gafete FIFA y apenas tres sobresalen: Roberto García con sus 15 apariciones, Francisco Chacón con 13 y Paul Delgadillo con 13. Los tres gafete FIFA, los tres de Codesal. De aquí saldrán los encargados de pitar el último juego de Leones Negros o de Puebla en la Primera División. Ni más, ni menos.   

 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba