Fue al balón

El Clásico que América se perdió para su fiesta

La armaron en grande los veteranos (porque no todos son leyendas ni lo serán jamás) de Chivas y América el domingo en el estadio Jalisco; se pudo ver a jugadores de varias generaciones, todos ellos con Clásicos encima y ahora con una edición impecable del partido más mediático del futbol mexicano.

El juego no pasó por señal alguna de televisión, pero tampoco hizo falta para comprobar que hasta en tales condiciones cualquier Chivas-América anima; las redes sociales, especialmente Twitter, se encargaron de contar minuto a minuto lo que ocurría allá por la Calzada Independencia, donde el Rebaño Sagrado ganó más que por 2-1.

De lo que se habló en el postpartido fue de la grandísima oportunidad que América, el de hoy, al que no le acaba de cuajar la fiesta del Centenario, se perdió para acabar de una buena vez con las críticas por su todavía agria forma de conmemorar su nacimiento. ¡Se imagina ese juego en el estadio Azteca, con las estrellas del pasado y del presente, un gran partido de exhibición ante el odiado rival! Para ello hubiera sido necesario una gestión acorde con las circunstancias; claro, es sueño; la directiva de Jorge Vergara rompió con Televisa y se fue al Internet, por la libre, pues, todo lo que hace suponer que no quedaron ni rastros de vasos comunicantes. ¡Pero qué chulada de duelo hubiera sido, en ese marco y con ese pretexto! Suponiendo, además, que América quisiera arriesgarse a perder en su propia celebración, pero qué caray, ¿qué no dicen es el más grande? Eso se demuestra, en Liga, amistoso o lo que sea, si no, solo es discurso vacío.

En fin, que pudo más la iniciativa de otros. Llegaron casi 50 mil aficionados. Me pregunto si no provocó envidias en Coapa el éxito que se vio en el Jalisco.

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba