Fue al balón

Chivas y los 117 días para llorar o celebrar

El sábado 6 de mayo del 2016 el Guadalajara de Jorge Vergara se lamentará o celebrará su suerte; lo hará en la cancha del Estadio Corona del Territorio Santos Modelo, cuando visite el Santos Laguna; para entonces, frases como “se lo tienen bien merecido” o “se salvaron del descenso” abundarán en los comentarios de los medios y del público.

No será fácil el Clausura 2016 para un equipo que para esa fecha estará a días de sus 110 años de creación (8 de mayo, 1906), tampoco deberá ser del todo dulce el sabor de los festejos por la salvación, porque habiéndola alcanzado, le quedarán años para arrastrar lo muy mal hecho en cinco torneos con registros de 12, 21, 16, 26, 21 puntos, más lo que acumule en la campaña que inicia este fin de semana.

Así mal están las cosas para el Rebaño Sagrado, que podrá decir que ganó la guerra contra el descenso hasta el Clausura 2019 (Artículo 24 del Reglamento de Competencia).

Para ese año, entonces, sí, que Vergara vuelva a las promesas en que ha sostenido su gerencia de dos títulos, la Liga  del Apertura 2006) y la Copa Mx del Apertura 2015. Eso ha sido todo, ¡ah! Y Muchas malas contrataciones, de refuerzos y de técnicos, en este rubro ya tiene marca: 24 cambios en el banquillo en 13 años. Así, imposible. Salvándose Chivas, Vergara tendrá que replantearse la forma en que conduce el club.

No sería increíble que tras los festejos que ese sábado 6 de mayo provoque la salvación (insisto, si llega), los excesos aparezcan tal cual en la Copa Mx, con turibus incluido y hasta vuelta olímpica, como si en aquel ya lejanísimo 31 de octubre del 2002 Jorge prometiera llevar a Chivas al borde del descenso para salvarlo de él mismo, y no títulos; que de cualquier modo han sido poquísimos. 

 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hglezvillalba