Atentos con...

El campeón América

Cuando Raúl Jiménez salió del América el equipo perdió a su goleador, pero ganó en la diversificación de sus fabricantes del gol. Mire usted: el torneo pasado el 75 por ciento de los anotadores fueron hombres contratados para llevar la pelota hasta zona de gol o al gol mismo, eran medios o delanteros.

Hoy el registro es el opuesto. Dos defensas han hecho casi la mitad de los 18 goles del equipo de Antonio Mohamed, éstos son Miguel Layún y Pablo Aguilar (8 para 44.4%), los creativos tienen 3 (16.6%) y el centro delantero, Oribe Peralta, 3 (1.6), quien sumado a los que dejó Jiménez llegan al 38.8% en el conteo.

Aunque habría que reconocerle al Cepillo sus dos pases para gol, no fue contratado para eso, como tampoco Layún para convertir, y por definición lo que es mérito en el veracruzano, le juega en contra al coahuilense.

Y sin embargo, aunque los duelos individuales dejen contentos a unos por lo bien que hacen el trabajo de otros, quien siempre en estos escenarios es el entrenador. Hoy bien a bien ningún rival puede anticipar qué americanista le anotará, pues no solo todos quieren pegarle a la bola, sino que todos pueden y con buen pie, como Layún, muestra de hasta dónde puede llegar un futbolista cuando el técnico le confía deberes, incluso de volante, primero Miguel y después Antonio.

Esta misma semana, miércoles o sábado, éste América asomará cara en la Liguilla, Veracruz y Cruz Azul son rivales no solo 11 y 12 puntos inferiores, más aún lejanos del principio del que hace alarde el equipo del Turco, que se asume importante y con esa etiqueta se brinca sin complejos.

A falta de medirse con Monterrey, Atlas y Toluca, los otros punteros, y confirmar su capacidad de asociación ante el Querétaro de Sinha-Ronaldinho, aceptémoslo, los de Coapa no tienen oponente rumbo al campeonato y se lo tendrían merecido. De Pumas, ni hablemos; le asestó su única derrota, pero no es parámetro y sí un accidente.

Instalado en las finales, para América no será tan importa que el formato no ofrezca garantías, como sí que sin importar quién los goles sigan cayendo, así sean todos culpa de Layún.

 

hector.gonzalez@milenio.com

twitter@hgvillalba